Archivo de la categoría: Cultura de Irlanda

La música en Blasket


Aprovechando la emisión de una serie de documentales (Ceol na nOileán) de la televisión pública irlandesa por su canal TG4, que tratan sobre la música en las diferentes islas que jalonan la costa del país, os dejo aquí el capítulo que habla de la música en BLASKET, subtitulado en castellano. ¡Que lo disfrutéis!

Marchando otra pinta


guinnessParece que el viejo eslogan “La Guinness es buena para ti” va a ser verdad. Según un estudio científico, beber una pinta de Guinness al día resulta beneficioso para la salud.

Investigadores de la Universidad de Wisconsin han descubierto recientemente que la Guinness reduce el colesterol y actúa del mismo modo que una perqueña dosis de aspirina para prevenir los infartos.

En el estudio, le dieron Guinness a perros que tenían las arterias estrechas y descubrieron que funcionaba igual que la aspirina para evitar la formación de coágulos.

Estos investigadores afirman que el efecto es más saludable si se toma a la hora de la comida junto con el resto de alimentos. Creen que son los componentes antioxidantes presentes en el ‘black stuff’ los ‘culpables’ de sus beneficios para la salud pues disminuyen la cantidad de colesterol que se acumula en las arterias.

Así que ya sabéis, si nos faltaba otra razón más, aquí la tenemos.

El nombre ‘Irlanda’


¿De dónde proviene el nombre Irlanda?

Pues viene del nombre Ériu, que en la mitología irlandesa era hija de Ernmas de los Tuatha Dé Danann. Su marido era Mac Gréine (hijo del sol). El nombre viene de aquí: Ériu + ‘land’.

Junto a sus hermanas, Banba y Fodla, era parte de una tríada importante de diosas. Cuando los milesios llegaron de Galicia cada una de las tres hermanas pidió que su nombre fuera dado al país. Les fue concedido a las tres (O_O  vaya jaleo), aunque Ériu (Éire) se convirtió en el más usado (Banba y Fodla todavía se utilizan a veces como nombres poéticos para Irlanda).

¡Feliz día de la madre!


Sí, Fer no se ha vuelto loco, no se ha adelantado mes y medio. En Irlanda, el día de la madre no se celebra el mismo día que en España. De hecho, es un día móvil, es decir, cada año se celebra un día distinto. Este año se celebra el domingo 18 de marzo, este domingo.

¿Cuándo es el día de la madre en Irlanda? Para fijar esta fecha, siguen el calendario de la Pascua, es decir, el día de la madre depende de la fecha de la Semana Santa. Siempre se celebra el 4º domingo de Cuaresma. Este año, el miércoles de ceniza fue el 22 de febrero, y por tanto, el 4º domingo de Cuaresma es el 18 de marzo.

La historia de esta celebración en Irlanda se remonta a la Edad Media. Los hijos de familias pobres se enviaban a trabajar como sirvientes y aprendices con familias pudientes. Una vez al año, normalmente mediado el período de Cuaresma, los chicos y chicas tenían un día libre que aprovechaban para visitar a su ‘Madre Iglesia’ y adorar a la Virgen María. Después de visitar la catedral o iglesia de su pueblo, los buenos mozos acudían a visitar a sus madres y les regalaban ramos de flores que recogían por el camino.

Coincidiendo con la Revolución Industrial, cambiaron las costumbres y esta práctica fue desapareciendo, hasta que cobró un nuevo impulso tras la II Guerra Mundial. Actualmente, los hijos irlandeses suelen llevar el desayuno a sus madres a la cama, y les regalan flores y tarjetas en las que muestran su amor por ellas. Además, la comida o la cena suele hacerse fuera de casa, en algún pub o restaurante.

No deja de ser un día más del calendario, pero la rutina, el ritmo de vida o nuestra incapacidad para mostrar siempre nuestros sentimientos hacen que este día siga siendo especial en todo el mundo, se celebre cuando se celebre. Los irlandeses lo celebran este domingo, justo un día después de San Patricio. Ojalá los regalos más importantes que ofrezcan no sean los materiales.

“Hombres de Aran” en español, Blasket en español, Kilkelly en español…


Se me acumula el trabajo últimamente. Igual pretendo abarcar demasiado, puede ser. Pero seguiré al pie del cañón.

Por un lado, las Islas Blasket me han hechizado, por lo que gran parte del tiempo libre que tengo lo ocupo leyendo cualquier cosa que cae en mis manos sobre ellas e indagando por internet. Hay poca documentación interesante en castellano, por lo que intento traducir algunas cosillas. Podéis encontrar en este blog todo lo que vaya encontrando buscando en la nube de temas, Islas Blasket. Ojalá tuviese más tiempo.

Por otro lado, tengo pendiente la traducción de 17 de las 20 cartas de Kilkelly. No las he olvidado. Según parece hay algunas personas interesadas en este episodio de la historia a pie de calle de Irlanda.

Y para acabar, viendo que resulta una ardua tarea encontrar la película ‘Hombres de Aran’ en castellano (antes era más fácil, deben haber eliminado el vídeo), os dejo un enlace para que la podáis descargar en un solo archivo AVI de 640 MB (cabe en un CD). La palabra clave que pide la descarga es “fertxu”. Este es el enlace:  http://www.gigasize.com/get/jjy681fjlrc

Y para acabar, reproduzco un artículo sobre la película aparecido en el diario digital El País en 1985:

Incomprendido por los comerciantes, poco apoyado por las instituciones oficiales, pero siempre dispuesto a continuar su trabajo, Robert J. Flaherty, director de Hombre de Arán, está considerado como uno de los grandes maestros del género documental. “Tiene una fe casi mística en la capacidad de la cámara”, dijo de él John Grierson, otro grande del género, “con la cámara vé más allá de los ojos humanos, llega hasta las cualidades interiores del hombre”.

Hombres de Arán data de 1933. Ya para entonces Flaherty había filmado algunas de sus películas clave y hoy piezas esenciales en la historia del cine (Nanuck, el esquimal; Moana; Tabú … ) con un rigor extraordinario, poco corriente incluso en aquel escrupuloso tratamiento del género.

Para este filme, (“uno de los máximos documentales de la historia del cine”, en opinión del historiador español Manuel Villegas) el director vivió durante más de un año en una de las islas del archipiélago de Arán, al oeste de Irlanda, observando la vida de sus habitantes mientras improvisaba los medios técnicos que le serían necesarios para la posterior filmación: “como no había luz eléctrica, Flaherty, su esposa y su hermano instalaron un laboratorio portátil y una pequeña sala de proyección, produciendo la corriente con un motor de gasolina. Y registraron el sonido en disco, asi como los temas folclóricos para componer la música”, lo que al citado historiador le confirma que “el filme está realizado con la mayor autenticidad, a costa de todas las dificultades y con los procedimientos personales de Flaherty, tan cercanos a la artesanía y a los del aficionado. Sin embargo, pocas veces el cinema ha logrado una obra tan extraordinaria, por completo conseguida en todos sus puntos”.

Este peculiar cineasta, que falleció en 1951, comulgó con el rechazo a toda civilización que había sensibilizado a numerosos intelectuales norteamericanos. Buscador de minas en su primera profesión, Flaherty apoyaba la creencia de que “la naturaleza se lo da todo al hombre”.En los primeros años veinte, el documental, especialmente el soviético, había abierto al cine un campo insospechado. A través de la pantalla podían conocerse realmente los acontecimientos que sucedían en otros confines del mundo. Tardó poco en decidirse. Fueron los productores o las empresas a las que solicitó ayuda las que demoraron su trabajo. De no haber sido así, en lugar de la breve filmografía que nos ha dejado, Flaherty hubiera podido realizar todos sus sueños.Hombres de Arán fue más tarde imitada por otros cineastas. Recientemente veíamos en televisión La isla desnuda, de Kaneto Shindo, claramente inspirada en el trabajo de Flaherty pero, sin duda, con menor creatividad. Dividida también en cuatro apartados, Hombres de Arán tiene, fundamentalmente en los primeros momentos, una fuerza narrativa que, a pesar del tiempo, aún puede sobrecoger. La dura vida de esa familia de pescadores en la que la madre y el niño son claros protagonistas (Flaherty tenía diversos proyectos de películas interpretadas por niños) está contemplada desde la sensibilidad de un poeta, pero también desde hechos ciertos, cotidianos.

En tal sentido, tuvo problemas el director para convencer a quienes serían sus intérpretes: desconfiaba la familia de pescadores de aquellos extraños forasteros a quienes confundían con un grupo de misioneros protestantes encubiertos. Eran aún escasas las proyecciones cinematográficas en aquellas islas y las razones que argüía Flaherty no parecían de este mundo. En la película se refleja claramente esa actitud: “una concepción casi matriarcal de la existencia primitiva y biológica, donde el hombre ha de salir a dar la batalla a la naturaleza y la mujer está encargada de mantener la vida misma, en la casa, con el fuego, la lámpara, los animales, los hijos, incluso la tierra que hay que sembrar… Todo ello está dado en la película al trasluz de los hechos puros y directos.

Claudio Guerin relacionaba Hombres de Arán con La terra trema y Las Hurdes: “recordando estos filmes, es inevitable pensar que el plano poético no excluye la dimensión crítica”.

Mi rinconcito de Irlanda


Ayer me puse a reordenar un poco mi ‘rinconcito de Irlanda’ y, de paso, redacté la preciada lista del material que dispongo sobre este maravilloso lugar del mundo. Os lo dejo por si a alguien le puede interesar.

LIBROS

* Tomás O’Crohan – The Islandman
* Maurice O’Sullivan – Twenty Years A-Growing
* Peig Sayers – Peig
William Butler Yeats – Poesía reunida
Jamie O’Neill – Nadan dos chicos
Chris Duff – Las olas celtas
Juilene Osborne-McKnight – Una leyenda celta
Edward Rutherfurd – Príncipes de Irlanda
Edward Rutherfurd – Rebeldes de Irlanda
Antonio Attini – Irlanda desde el aire
Luis Antonio Sierra – Irlanda, una nación en busca de su identidad
Declan Kiberd – La invención de Irlanda
James Joyce – Ulises
Leon Uris –Trinidad
* Thomas Cahill – How the Irish saved civilization
* Charles Squire – Celtic Myths and Legends
Frank McCourt – Las cenizas de Ángela
* Séamas Mac Annaidh – Irish history
Leabhar Ghabhala – El libro de las invasiones
James Joyce – Dublineses
Varios autores – Beber para contarla
Manuel Velasco – Breve historia de los celtas
* Lady Gregory – Irish Mithology
John M. Synge – Las islas Aran
* Steve MacDonogh – The Dingle Peninsula
Chesús Yuste – La Mirada del bosque
El saqueo del ganado de Cúalnge
* Robin Flower – Poems and translations
Yolanda Echevarría – Sal en la piel
León Lasa – Por el oeste de Irlanda
* Stephen Price – The Earl Bishop
* Robert Kee –Ireland, a History
* Geoffrey Moorhouse – Sun Dancing (Seven centuries on Skellig Michael)
* Mícheál Ó Siadhail – Learning Irish
Diccionario Irlandés-Español
* Sue Redican –BlasketIslandGuide
* Padraig Tyers – Blasket Memories
* Anita Fennelly – Blasket Spirit
* Eibhlis Ni Shuilleabhain – Letters from the Great Blasket

REVISTAS

Viajes National Geographic – Irlanda, de Dublín a la costa oeste
Altaïr – Irlanda, magia celta
Lonely Planet – Irlanda, energía y hechizo atlánticos

FOLLETOS O GUIAS

*Northern Ireland at a glimpse (2010 guide)
*Ireland at a glimpse (2010 guide)
The National Trust – La calzada del gigante
* Donal S. Blake – A Man for Our Time (A short life of Edmund Rice)
* Hugh Fenning – The Black Abbey
Anne Wilson – Cocina irlandesa
* Glendalough – a guide
* Daniel Tietzsch-Tyler – The Augustinian priory of Kells, Co. Kilkenny (an exploration)
Irlanda – Guía práctica vacaciones 2009
Irlanda – Guía Lonely Planet
Irlanda – Guía Anaya
* The Skellig Experience

DVDS

El hombre tranquilo
Bloody Sunday
Michael Collins
Las cenizas de Ángela
Mi pie izquierdo
Dancing at Lughnasa
El baile de agosto
Posdata: te quiero
Juego de lágrimas
The secret of Kells
Hombres de Aran
Círculo de amigos
Tara Road
Nora
The Boxer
El pico de las viudas
La leyenda mágica de los Leprechauns
Los niños de San Judas
La hija de Ryan
Dublineses
En el nombre del padre
The Field
Borstal Boy
Once
Danny Boy
Mi socio Mickybo y yo
Omagh
A History ofIreland
Ireland– The people and events that shaped the Emerald Isle
(y alguna que he prestado… que no recuerdo)

Little Christmas


Hoy, 6 de enero, se celebra en Irlanda ‘Little Christmas’ o también llamado ‘Women’s Christmas’. El nombre proviene del calendario juliano, antecesor del actual calendario gregoriano. En aquel calendario, empleado en occidente hasta 1582 (reforma del papa Gregorio XIII), la fiesta de Navidad se celebraba en esta fecha.

En Irlanda la tradición de ‘Little Christmas’ sigue siendo algo muy arraigado en los condados de Cork y Kerry. Cada 6 de enero, son los hombres quienes se encargan de todas las tareas del hogar, y las mujeres se engalanan para quedar con sus amigas, sus madres, hermanas, tías… Acuden a restaurantes, invaden los pubs u organizan fiestas.

Esta tradición se remonta a aquellos días en que las familias solían estar compuestas por muchos miembros. Los hombres nunca levantaban un solo dedo para ayudar en las tareas domésticas, ni tampoco se esperaba que lo hiciesen, so pena de que otros hombres los llamasen ‘mujercitas’. Pero cada año, al final de las vacaciones navideñas, las cansadas mujeres conseguían descansar, al menos durante un día.

Se trata de otra tradición que, exceptuando en lugares concretos, poco a poco tiende a desaparecer, a pesar de los esfuerzos por reavivarla. Cuando se celebraba en todo su esplendor, era el único día en que las mujeres entraban en el ‘snug’ (reservado), una salita íntima que existía en los pubs, a beber Guinness sin ningún reparo.