Archivo de la categoría: Actualidad de Irlanda

En Irlanda parece que se lo toman en serio


El juez Cormac Dunne ha puesto en libertad esta mañana al ex consejero delegado de Anglo Irish Bank, Sean FitzPatrick, después de que fuera detenido por la policía irlandesa ayer a las cuatro y media de la mañana en el aeropuerto de Dublín. El máximo dirigente, investigado por la crisis de la entidad nacionalizada en 2009 tras verse afectada por la burbuja inmobiliaria, ha sido liberado tras pagar una fianza de 11.000 euros. Deberá presentarse en comisaría todas las semanas hasta la próxima vista del 8 de octubre.

FitzPatrick, que ya fue arrestado el año pasado, llegaba ayer por la mañana de Estados Unidos y fue sorprendido por la policía. Sean FitzPatrick abandonó el Anglo tras descubrirse que había ocultado a los auditores 87 millones de euros en créditos personales transfiriéndolo a una sociedad inmobiliaria irlandesa.

Dos exdirectivos del banco, el exdirector de Finanzas, William McAteer, y el ex director general del Anglo en Irlanda, Patrick Whelan, declararon este lunes por la crisis desatada en la entidad tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Tanto McAteer y Whelan como FitzPatrick hacen frente a 16 cargos relacionados con la “prestación ilegal de asistencia financiera” a “16 individuos” en julio de 2008, con el propósito de revalorizar de manera fraudulenta las acciones del Anglo Irish Bank.

Los tres concedieron fondos del banco a un grupo de personas conocido como Maple 10 para que comprasen acciones cuando éstas se desplomaron en 2008, una operación ilegal en la legislación irlandesa, según afirmó hoy la Fiscalía. Entre los integrantes del citado Maple 10 figuran seis miembros de la familia de Sean Quinn, el que fuera en hombre más rico de Irlanda y a quien el Anglo reclama ahora una deuda de casi 3.000 millones de euros, a pesar de que el exmillonario se ha declarado en bancarrota.

Quinn se libró el pasado viernes de ingresar en prisión por evasión de capital, si bien su hijo y sobrino fueron condenados por desacato a la autoridad judicial por un tribunal de Dublín y pasarán tres meses en la cárcel. El juzgado les había ordenado el pasado mes liberar 500 millones de euros que habían escondido en cuentas en el extranjero para evitar pagar deudas bancarias al Anglo Irish Bank.

Después de la nacionalización, la entidad recibió del Estado irlandés 30.000 millones de euros, casi la mitad de lo que necesita la totalidad del sector financiero del país. La entidad, que recientemente ha cambiado su nombre por el de Irish Banking Resolution Corporation, era conocida por ser una de las que concedía créditos de riesgo con mayor facilidad.

La nacionalización del banco supuso un auténtico lastre para Irlanda. Un año después de que el Estado se viera obligado a tomar la decisión, el déficit público llegó hasta un insostenible 32%. La situación obligó al país a pedir un rescate al Eurogrupo, donde se reúnen los ministros de Finanzas de la zona euro, que finalmente fue concedido en noviembre de 2010 y ascendió a 85.000 millones de euros.

Fuente: El País

Anuncios

Nuevo libro sobre la evacuación de Blasket


Se ha publicado un nuevo libro que trata sobre la historia de la Gran Blasket, con fotografías del diario The Cork Examiner de la evacuación de la isla hace casi 60 años. El libro de 600 páginas ha sido escrito por el periodista Micheál de Mordha, natural de Dún Chaoin y su título es Scéal agus Dán Oileáin (Historia y destino de una isla). Trata principalmente sobre las súplicas de sus habitantes para ser evacuados a tierra firme y el final ‘abandono’ de la isla.

Los isleños soportaban penurias y un creciente aislamiento, y sus peticiones de ayuda tomaron forma mediante cartas y telegramas al entonces Taoiseach Éamon de Valera y otros políticos. De Valera fue acusado por algunos de acelerar el abandono de la isla.

Durante una visita a la Gran Blasket que formaba parte de su recorrido por las distintas islas que jalonan las costas de Irlanda en 1947, los habitantes de Blasket le imploraron que los sacara de la isla. La población, diezmada por la emigración y el éxodo de los jóvenes, se limitaba a 40 personas en aquel año.

“El sentimiento era que el gobierno de De Valera había ido retrasando demasiado tiempo la oportunidad de facilitar un nuevo modo de vida a los habitantes de la isla,” dice de Mordha. “Cuando por fin el gobierno adoptó una decisión para atender a los isleños, la única opción posible era trasladar a los 21 habitantes que quedaban a tierra firme.”

Se ofreció casas en Dún Chaoin a algunos de los isleños. La Comisión Agraria fijó el 17 de noviembre de 1953 como la fecha para abandonar la isla. Dicho evento fue seguido por  los periodistas del diario The Cork Examiner Louis MacMonagle y Walter McGrath, ambos ya fallecidos.

El libro se presenta hoy en el Centro de Interpretación de las Islas Blasket. La presentación correrá a cargo de Máire Llewellyn Ní Shúilleabháin Uí Chíobháin, hija del escritor Muiris Ó Súilleabháin (Veinte años creciendo), nacido en Blasket.

TITANIC Visitor Experience


Cuando se cumplen 100 años de aquel mítico viaje que terminó en tragedia, el Titanic vuelve al lugar donde comenzó todo. La ciudad irlandesa de Belfast inaugura un impresionante centro interactivo (link) sobre el barco más famoso de la historia.

Hoy, 31 de marzo, la capital de Irlanda del Norte celebra la apertura del Titanic Belfast, un edificio cuya fachada tiene la forma de cuatro proas con la misma altura que el famoso barco, desde la quilla hasta la cubierta, y que revive en su interior el primer y único viaje del Titanic.

En este edificio interactivo que ha tardado tres años en construirse, el mismo tiempo que el barco, los visitantes pueden sumergirse en un viaje al pasado comenzando en el astillero Harland & Wolff en la Belfast de principios del siglo XX, donde se construyó el barco de pasajeros más grande y lujoso del mundo.

Aquí uno puede descender por la gran escalera que presidía el salón del barco, conocer cómo vivían los pasajeros de primera, segunda y tercera clase; ser testigo de la partida desde Southampton, al sur de Inglaterra, revivir el hundimiento del Titanic, y redescubrir sus restos de la mano del oceanógrafo Robert Ballard.

Un recorrido mágico a bordo del Titanic en la ciudad que lo vio nacer en 1912 y que este año celebra por todo lo alto el centenario del Titanic, como toda Irlanda.

Ian Gibson


Reproduzco un artículo de Juan Cruz publicado en la edición de El País de hoy.

……………….

Ian Gibson llegó a España, para quedarse, a mediados de los años setenta, obligado por su amor a Lorca, que ya era, también, su amor a España. Dejaba atrás, como Galdós dejó a Canarias, el aire disociador de su patria, la que había dado a gente como Joyce, Beckett y Bacon, y se asentaba aquí, provisto entonces de unas cuantas mantas que eran todo su tesoro. Dejó las mantas en casa de un amigo y se puso a buscarse la vida, escribiendo.

Hizo de todo; jamás vendió la piel de Irlanda, pero aquí estaba, el irlandés Gibson era el español Ian, o Juan, como le llaman sus amigos de Granada, donde rebuscó, con un afán patriótico y sentimental (sentimental por patriótico) lo que queda en la memoria (y en la vida) de su adorado Federico García Lorca.

A Lorca, y a otros amigos de la generación del 27 (Buñuel, Dalí), ha dedicado lo más importante de sus esfuerzos intelectuales. Como un hispanista responsable y hondo, metido, además, en todos los conflictos civiles que sacan a la calle a sus compatriotas de acá.

Ahora sus parientes de allá, los irlandeses, lo acaban de nombrar miembro de la Royal Academy. Para Gibson esto es un regalo muy especial. Lo explica: “Que hayan reconocido mi obra de hispanista me llena de satisfacción y me proporciona un estímulo para seguir al pie del cañón”.

La Royal Academy fue fundada en el siglo XVII, y por eso sigue siendo Royal en la República, y tiene el prestigio que sostiene la literatura irlandesa, que ha dado a la historia figuras inolvidables de la mente y de la escritura. Ahora tiene aquí el reconocimiento (y la reticencia, este es un país muy esquivo, ya lo saben, y lo sabe él) y tiene allí el honor.

“Siempre he considerado”, dice Gibson desde su ático en Lavapiés (“mi patria es Lavapiés”), “que España e Irlanda tienen algo así como una relación umbilical, quizá por el sustrato celta (al fin y al cabo los celtas no solo estuvieron en Galicia sino desparramados por la Península Ibérica). ¡Este nombramiento casi me lo confirma! Y recuerdo que decía Eamon de Valera, presidente de Irlanda de origen murciano, que ambos idiomas, el celta y el castellano, comparten los verbos ser y estar (´is`y ´tá`, en celta, si no me equivoco), lo que no se puede decir de las otras lenguas procedentes del latín”.

O sea, añade Juan, o Ian, “que Irlanda es España sin sol y por ello los irlandeses añoran tanto el sur”. Así que ahí está, irlandés de Dublín y español de Lavapiés, “contentísimo y lleno de gratitud hacia quienes, en España, han hecho posible esta obra que ahora premian mis hermanos irlandeses”

Desfile de St. Patrick’s en Dublín


Ya pasó, ahora toca esperar 363 días para un nuevo San Patricio, aunque algunos celebramos el día de Irlanda cada 24 horas.

Foto del desfile en Dublín, al que asistieron más de medio millón de personas.
Foto: Irish Times

¡Feliz día de la madre!


Sí, Fer no se ha vuelto loco, no se ha adelantado mes y medio. En Irlanda, el día de la madre no se celebra el mismo día que en España. De hecho, es un día móvil, es decir, cada año se celebra un día distinto. Este año se celebra el domingo 18 de marzo, este domingo.

¿Cuándo es el día de la madre en Irlanda? Para fijar esta fecha, siguen el calendario de la Pascua, es decir, el día de la madre depende de la fecha de la Semana Santa. Siempre se celebra el 4º domingo de Cuaresma. Este año, el miércoles de ceniza fue el 22 de febrero, y por tanto, el 4º domingo de Cuaresma es el 18 de marzo.

La historia de esta celebración en Irlanda se remonta a la Edad Media. Los hijos de familias pobres se enviaban a trabajar como sirvientes y aprendices con familias pudientes. Una vez al año, normalmente mediado el período de Cuaresma, los chicos y chicas tenían un día libre que aprovechaban para visitar a su ‘Madre Iglesia’ y adorar a la Virgen María. Después de visitar la catedral o iglesia de su pueblo, los buenos mozos acudían a visitar a sus madres y les regalaban ramos de flores que recogían por el camino.

Coincidiendo con la Revolución Industrial, cambiaron las costumbres y esta práctica fue desapareciendo, hasta que cobró un nuevo impulso tras la II Guerra Mundial. Actualmente, los hijos irlandeses suelen llevar el desayuno a sus madres a la cama, y les regalan flores y tarjetas en las que muestran su amor por ellas. Además, la comida o la cena suele hacerse fuera de casa, en algún pub o restaurante.

No deja de ser un día más del calendario, pero la rutina, el ritmo de vida o nuestra incapacidad para mostrar siempre nuestros sentimientos hacen que este día siga siendo especial en todo el mundo, se celebre cuando se celebre. Los irlandeses lo celebran este domingo, justo un día después de San Patricio. Ojalá los regalos más importantes que ofrezcan no sean los materiales.

World Press Photo 2012


En los recientes premios World Press Photo, el irlandés Ray McManus consiguió el 2º premio en la categoría de ‘Deportes’, con esta fotografía tomada en Dublín en un partido de rugby entre Old Belvedere y Blackrock.