Archivo de la categoría: Mitología

Stonehenge: made in Ireland


Pues sí, así es, Stonehenge proviene de Irlanda. ¿Sorprendido?

Bueno, vamos a matizar esta afirmación. Geoffrey de Monmouth fue un historiador, escritor y obispo del siglo XII, entre cuyas obras conocidas figuran Vida de Merlín (1248) y La Historia de los Reyes de Bretaña (1236). En esta última surge el rey Arturo y se cuentan los primeros hechos fabulosos de Merlín. Uno de estos hechos, según narra Geoffrey de Monmouth, fue el traslado por arte de magia, desde Irlanda a las llanuras de Wiltshire, de los megalitos del círculo de Stonehenge.

Esta leyenda fue desvaneciéndose con el paso del tiempo para, en el mismo siglo XIII, quedar completamente desacreditada. Pero… ¿quién sabe?

Anuncios

Enya: Boadicea


En el primer trabajo de Enya, The Celts, nos encontramos con un tema instrumental titulado Boadicea. Boadicea, Boudicca, Buduica o Bonduca es el nombre de una reina celta que habitó en Britania y que encabezó la mayor revuelta en la isla contra el imperio romano en los años 60-61 dC.

http://www.goear.com/files/sst3/4f8d7bdcece99d479e7f8bf3c16600a0.mp3″

Britania era muy importante por sus druidas. Eran los mejor considerados del mundo celta y los druidas galos cruzaban el Canal de la Mancha para estudiar o visitar a sus congéneres, lo que hace suponer que el druidismo tal vez procediese de esa isla, donde tenían dos centros importantes, uno en Glastonbury y otro en la isla de Mona (actual Anglesey).

Nada se sabe sobre qué ocurrió en Glastonbury, que aún sigue siendo considerado como un lugar muy especial para los neodruidas, pero sí quedó constancia de lo que ocurrió en Mona. Es el año 61 dC. Suetonio Paulino ataca la isla, donde, además de los druidas, también han encontrado refugio Sigue leyendo

“Las 4 estaciones”


Los celtas de Erin dividían el año alrededor de 4 festividades relacionadas con el calendario agrícola de celebraciones lunares. Algunos los llaman fior raitheanna (los cuatro auténticos), frente a las otras fiestas solares: los solsticios (alban arthuan y alban jeruin) y los equinocios (alban eiler y alban elved), que no tuvieron entre estos celtas de la isla esmeralda gran importancia.

Aunque tradicionalmente se considera el 1 de noviembre como el comienzo del año celta, en la antigua Irlanda no existían calendarios mecánicos o inflexibles. Esta fiesta se celebraba siempre en la primera luna llena del ciclo invernal.

Los celtas creían que en esa noche la ventana que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía y que en la víspera, las almas de los muertos regresaban a visitar hogares terrenales. Para mantener a estos espíritus contentos y alejar los malos de sus hogares, dejaban comida o dulces fuera de sus hogares (una tradición que se convirtió en lo que hoy hacen los niños yendo de casa en casa pidiendo dulces).

Después de que los romanos conquistaran a los celtas, se determinó que la manera de convertir a los celtas al cristianismo era adoptando el festival de los celtas y reconvertirlo en uno cristiano. Así Samhain se convirtió en el día de Todos los Santos.

Imbolc se celebraba a finales de enero o comienzos de febrero, o en cuanto se tuviesen evidencias de la llegada de la primavera. Era un ritual para con  la Diosa Brigid, una de las advocaciones de la Diosa Única Trivalente (como otras fueron Danu, Arduina, Epona, etc), como diosa de la fertilidad. Era la época de las purificaciones y del fuego sagrado que purifica la tierra, propiciando la fertilidad y el despertar del sol en primavera luego del frío y gris invierno. Era además la época de los nacimientos de los corderos de primavera. Durante esta fiesta, celebraban los druidas los ritos adivinatorios, y se hacían las pruebas de matrimonio.  

_________

——————

Para los celtas, Beltaine marcaba el comienzo de la temporada del pastoreo en verano (inicios de mayo), cuando las manadas de ganado se llevaban hacia los pastos de verano y a las tierras de pasto de las montañas. En irlandés moderno Mi na Bealtaine (Mes de Bealtaine) es el nombre del mes de mayo. A menudo se abrevia el nombre del mes como Bealtaine.

Una de las principales actividades de la festividad consistía en encender hogueras en las montañas y colinas en Oidhche Bhealtaine (La víspera de Bealtane). En la antigua Irlanda la hoguera de Bealtaine principal se encendía en la colina central de Uisneach ‘El ombligo de Irlanda’, donde confluían las 4 provincias, el centro de rituales del país.

Lughnasadh marca el comienzo de la época de la cosecha (inicio de agosto), la maduración de las primeras frutas, y fue tradicionalmente un tiempo de reunión de la comunidad, ferias, carreras de caballos y reuniones con familiares y amistades distantes. Entre los irlandeses este fue un tiempo favorito para “handfastings”  -matrimonios de prueba que duraban generalmente un año y un día, con la opción de finalizar el contrato antes del nuevo año o formalizarlo como un matrimonio más permanente.

En la mitología del pueblo celta, Lughnasadh fue comenzado por el dios Lugh, como una fiesta funeraria y juegos conmemorando a su madre adoptiva, Tailtiu, quien murió de agotamiento después de despejar las llanuras irlandesas para la agricultura.

Irlanda, la Atlántida y Hy-Brasil


 http://www.goear.com/files/sst3/e00e961b5c1e9b1ec38db55f2c280aa9.mp3″

 

Se piensa que la mítica Atlántida se hundió en el mar y dio nombre al Océano Atlántico. En 2004, el Dr Ulf Erlingsson, geógrafo físico de la Universidad de Uppsala (Suecia), aseguró que la Atlántida, desde el punto de vista físico y geográfico, era idéntica a Irlanda. Siguiendo la descripción más conocida que de la Atlántida ha existido, la realizada por el filósofo griego Platón, Erlingsson ha establecido unos paralelismos que le conducen a asegurar con casi total certeza que los rasgos geofísicos del mítico lugar concuerdan con los de Irlanda.

Al igual que la Atlántida, Irlanda mide 300 millas de largo y 200 de ancho, y es más ancha por su parte central. Ambas tienen una llanura central abierta al mar escoltada por montañas. Ninguna otra isla se asemeja tanto a esta descripción.”

Con respecto a su hundimiento en el mar, Erlingsson asegura la historia ha sido distorsionada con el paso del tiempo pero que hace referencia a Dogger Bank, en el Mar del Norte, un trozo de tierra que en la Edad de Hielo conectaba Gran Bretaña a la Europa continental y que fue anegada en la prehistoria.

Ulf Erlingsson mantiene que el Imperio de la Atlántida puede asociarse sin ninguna dificultad con los monumentos megalíticos de Europa y el norte de África, e identifica la capital de la Atlántida con Tara (Temhar na Rí), antiguo trono de los altos reyes de Irlanda, en sí misma una colección de asentamientos históricos de distintas épocas.

Los templos de Poseidón y sus antepasados que cita Platón se parecen mucho al complejo de Bru na Boinne, donde se encuentran los grandes pasajes funerarios de Knowth, Dowth y Newgrange.

Según el folklore y la tradición popular, la relación entre Irlanda y la Atlántida se hallaba en la misteriosa isla hundida de Hy-Brazil, situado en algún punto del Atlántico. Se dice que esta isla, que supuestamente recibió su nombre del rey de Irlanda Bressal, sólo puede verse una vez cada siete años en la costa oeste de Irlanda. Hay quien piensa que Hy-Brazil pudiera ser la Atlántida. Sigue leyendo

La historia del ‘shamrock’


Según la leyenda irlandesa, los druidas consideraban al ‘shamrock’ una planta sagrada debido a que sus hojas formaban una tríada, y el número 3 era un dígito místico en la religión celta.

Posteriormente, San Patricio lo utilizó, en el siglo V, para instruir a las gentes en la religión cristiana a lo largo y ancho de Irlanda: las tres hojas simbolizan a la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres formas en una sola persona. 

Los manuscritos antiguos en Irlanda no mencionan jamás esta conexión entre el ‘shamrock’ y San Patricio, por lo que se piensa que es mitología pura.

Según Nathaniel Colgan, botánico y autor del libro La Flora del Condado de Dublín en 1904, la gente incluso se los comía en tiempos de la Gran Hambruna

En el siglo XIX, el ‘shamrock’ se convirtió en un símbolo de rebeldía contra el poder inglés y comenzó a relacionarse con la identidad irlandesa. Por lo visto, cualquiera que portara uno podía morir ahorcado.

Y poco a poco prosiguió su camino hasta el símbolo que es hoy en día.

La cruz celta


¿Qué es lo que se ve en esta imagen?

Hombre, es fácil, ¿no?

“Pues está claro que es una CRUZ y además CELTA. ¡Quién no conoce este símbolo! Jo*er, Fer, vaya pregunta más tonta…”  Esta ha sido la respuesta general que he escuchado hoy en boca de algunos amigos y conocidos.

Vale, a ver, ¿quién me explica qué significa el círculo que abraza las aspas?

“Ufff, eso ya no lo sé…”
“Pues tendrá algo que ver con los celtas…”
“Para hacerla más bonita, supongo…”

Vamos, que no estaba muy claro el significado o intención del círculo. A decir verdad, nadie sabe a ciencia cierta su razón de ser o su simbología. Así que según he llegado a casa me he puesto a investigar un poco más… y sólo he encontrado teorías.

Las tres más aceptadas, sin orden establecido, son las siguientes:

1. Fue St. Patrick quien, en su intento de conjugar las creencias druídicas con la nueva religión cristiana, dotó a la cruz de un símbolo celta por excelencia: el sol.

2. El cristianismo en las Islas Británicas evolucionó, como casi todo lo que se desarrolla apartado del continente, a su manera, y el círculo siempre ha simbolizado la eternidad. La cruz celta es simplemente otra expresión de la cruz cristiana, enfatizando la eternidad de Cristo.

3. La cruz celta es una derivación del lábaro o crismón, también conocido como el monograma de Cristo.

Consiste en las letras griegas X (ji) y P (ro), abreviatura de XP(ISTOS), Cristo, superpuestas. El cristograma empezó a aparecer en las monedas romanas después del Edicto de Milán (313), con el que Constantino establecía la libertad de culto para los cristianos. Según la tradición, el monograma XP se le apareció en sueños juntos con las palabras “In Hoc Signo vinces” (con este signo vencerás) la noche antes a la batalla del Puente Milvio contra Majencio. Al día siguiente Constantino sustituyó los viejos estandartes romanos del ejército con el águila imperial por el labarum y ganó la batalla. De este símbolo procedería la cruz celta, como símbolo de la victoria de Cristo.

Habrá más teorías, tantas como interlocutores nos encontremos cualquier noche en un pub. Teorías, misterio, leyenda, conocimientos arcanos entre la niebla mágica… algo habitual en Irlanda. Y así debe seguir siendo.

Leabhar Ghabhála Érenn


El Leabhar Ghabhála Érenn (Libro de las invasiones irlandesas) es un conjunto de manuscritos que relatan la construcción nacional irlandesa como suma de las distintas invasiones celtas desde su creación hasta el siglo XI, fecha en la que están datados.

Fueron escritos en la variedad del gaélico usado en Irlanda entre los años 800 a 1200. Debido a su    popularidad y a su importancia tanto en la historiografía como en la literatura de Irlanda , fueron sometidos a un gran número de revisiones y publicados en diferentes compendios por lo que existe una gran variedad textual que dificulta su estudio. Aunque probablemente la más antigua sea la denominada Míniugud la más acreditada es la de Leinster, escrita con el mecenazgo de Dermot MacMurrough, Rey de Leinster y bajo la dirección del Obispo de Kildare Mac Goreman en el Monasterio de Terriglass.

Este texto se encuentra divido en diez partes, conformando cada una de ellas un libro:

  • De la Creación del Mundo y la Diáspora de las Naciones.

 En esta parte se relata el génesis celta, influenciado ya por la comosgonía cristiana. Se encuentran trazas de varias obras de la antigüedad, en especial de De Civitate Dei (San Agustín),  Historiae adversum paganos (Orosio), la Crónica de Eusebio traducida al latín por San Jerónimo y la Etymologiae de Isidoro de Sevilla. Esta es una parte de naturaleza netamente mitológica que somete a los mitos paganos célticos y pre-gaélicos a una reinterpretación condicionada por la mitología judeo-cristiana.

  • De la Historia de los Celtas desde la Diáspora de las Naciones hasta la Llegada a Irlanda.

En este libro se describe se sitúa el origen de los celtas gaélicos como descendientes del rey Fénius Farsaid, uno de los setenta y dos próceres que construyeron la Torre de Nimrod (Torre de Babel). La lengua irlandesa nace cuando su abuelo Gaedel Glas la toma como una de las setenta y dos lenguas en las que se divide el mundo con la caída de la torre. Este se une a Scotta, hija del Faraón de Egipto y al igual que en los tiempos de Moisés inician un éxodo de cuatrocientos cuarenta y cuatro años al final de los cuales llegan a Galicia. Uno de sus descendientes, Breogán, funda allí la ciudad de Brigantia y en ella construiría una torre desde la que su hijo Íth podía ver Irlanda. La Brigantia de la leyenda irlandesa, situada en la Península Ibérica, sería identificada con La Coruña, de modo que la Torre de Breogán no sería otra que la Torre de Hércules. El mito irlandés, importado a Galicia, se haría parte insustituible del “celtismo” gallego, adoptado por muchos historiadores románticos gallegos en el siglo XIX, de forma que, por ejemplo, Galicia es metafóricamente denominada “hogar” y “nación de Breogán” en Os Pinos, el himno gallego.

  • Del Pueblo de Cessair.

En el tercer libro se cuenta la historia de Cessair, hija de Bith (¿ acaso Noé?) que avisa a su padre de la llegada del Diluvio Universal. Consiguen partir en barcos hechos de árboles pero solo llegan a su destino, Irlanda, uno de los tres barcos. En ellos va ella, Cessair, con otras cuarenta y nueve mujeres y solo tres hombres (su padre, su compañero Fintán Mac Bóchra y el timonel Ladra). Las mujeres escogen a su hombre, de forma que Cessair y otras dieciséis mujeres eligen a Fintán; otras dieciséis junto con Bairrfhind, compañera de Cessair, eligen a su padre. Las restantes dieciséis eligen a Ladra, que muere poco después siendo el primer hombre en ser enterrado en tierra irlandesa. Cuarenta días después llega el Diluvio, y Fintán logra sobrevivir refugiándose durante un año en una cueva bajo las aguas. Llamado el Anciano Blanco, vive durante 5500 años tras la Inundación y presencia los siguientes asentamientos celtas bajo la forma de un salmón, un águila y un halcón sucesivamente.

  • Del Pueblo de Partholón.

Trescientos años tras el diluvio, Partholón, de la misma estirpe de los Gaélicos, llega a Irlanda con sus tres hijos y su pueblo. Tras diez años de paz llega la guerra con los Fomorianos, una raza de demonios acaudillados por Cichol Gricenchos. El pueblo de Partholón sale victorioso, pero por poco tiempo. En solo una semana son diezmados por una plaga -cinco mil hombres y cuatro mil mujeres- que son enterrados en la Llanura del Elta, al sudoeste de Dublín, en un área llamada Tallaght que significa ‘la gran plaga’ en gaélico. Solo un hombre sobrevive a ella, Tuán Mac Cairell, quien (al igual que Fintán Mac Bóchra) sobrevive durante siglos encadenándose en una serie de transmigraciones de forma que actuará como testigo de la historia posterior. Este libro incluye también la historia de Delgnat, la mujer de Partholón, que es similar a la de la Ginebra artúrica.

  • Del Pueblo de Nemed.

Treinta años tras la desaparición de los Partolonianos, Irlanda es ocupada por el pueblo de Nemed, cuyo bisabuelo había sido hermano de Partholón. Durante la ocupación, deben enfrentarse de nuevo a los Fomorianos, pero tras su muerte esta gente es esclavizada por dos líderes Fomorianos, More y Conan. Con todo consiguen asaltar la Torre de Conan en la Isla Tory. Consiguen la victoria pero en una batalla contra More se destruyen ambas armadas. Una nueva inundación cubre Irlanda, diezmando a los nemedianos, y solo un puñado de supervivientes se dispersan por las cuatro esquinas del mundo.

  • Del Pueblo de Fir Bolg, Fir Domnann and Fir Gálioin.

Un grupo de la dinastía de Nemed se asienta en Grecia, donde son esclavizados. Doscientos treinta años tras Nemed vuelven a Irlanda, y allí se separan en tres naciones; los Fir Bolg, los Fir Domnann y los Fir Gálioin, y allí permanecen hasta la llegada de los Tuatha Dé Danann.

  • Del Pueblo de los Tuatha Dé Danann.

Los Tuatha Dé Danann son descendientes de otro de los grupos supervivientes del diluvio de Nemed. Ellos llegan a Irlanda desde el norte, donde habían aprendido las artes oscuras de la magia pagana y los druidas, aproximadamente el día 1 de mayo. Disputan el dominio de Irlanda a los Fir Bolg y sus aliados en la Primera Batalla de Moytura (o Mag Tuired). Los Dé Danann salen victoriosos y expulsan a los Fir Bolg al exilio de las islas vecinas. Pero Nuada, Rey de los Dé Danann, pierde su brazo derecho en la batalla y es forzado a renunciar a su reino. Durante siete infelices años la corona es ostentada por Bres antes de que Dian Cécht le haga un brazo de plata, y recupere el trono. Llega la guerra con los Fomorianos y tiene lugar la Segunda Batalla de Moytura. Nuada cae ante Balor, el Demonio del Ojo, pero su hermano mayor, Lugh (rey celta gallego que dio origen al nombre de la ciudad de Lugo) del Largo Brazo, lo asesina y se hace rey. Los Tuatha Dé Danann disfrutan de su reinado durante cincuenta años.

  • La Invasión de los Milesios.

Aquí se retoma la historia de los gaélicos, interrumpida en el libro 2. Íth, hijo de Breogán, que avistaba Irlanda desde la Torre de Hércules, viaja a Irlanda para conocer su descubrimiento. Es bienvenido por los reyes, pero nobles envidiosos los asesinan y su cadáver llega a Galicia. Los Milesianos, hijos de su tío Míl Espáne, planean su venganza y conquistan la isla. Al llegar a Irlanda, se encaminan a Tara donde está la Corte a reclamar la corona. En el camino se encuentran con Banba, Fodla y Ériu, tres mujeres que eran las tres reinas co-regentes de aquellas tierras. Cada una de las mujeres dan la bienvenida a los milesianos, y les dicen que su nombre es aquel por el cual se conoce a aquella tierra, y preguntan si saldrán victoriosos de la batalla. Uno de ellos, el poeta Amergin les promete que así será. En Tara son bienvenidos por los tres reyes de los Tuatha Dé Danann, quienes defienden su voluntad de mantener unido el reino. Se decide que los milesianos deben volver a sus naves y distanciarse a nueve olas de la costa, de manera que los Tuatha Dé Danann puedan movilizar su ejército. Pero cuando los Milesianos están a nueve olas de distancia, los druidas de los Tuatha Dé Danann conjuran una feroz tormenta. La flota milesiana es alejada pero Amergin consigue dispersar los vientos con su poesía. De las naves supervivientes, las de Éber atracan en Inber Scéine (Kenmare River) en el suroeste de Irlanda, mientras que las de Éremón atracan en Inber Colptha (en la desembocadura del Boyne). En dos batallas en Sliabh Mis y Tailtiu, los Tuatha Dé Danann son derrotados. Son expulsados y el señorío de Irlanda es divido entre Éber y Éremón.

  • De las Dinastías de Irlanda antes del Cristianismo.

 En este libro se enumeran distintas dinastías legendarias o semi-históricas desde Éber y Éremon hasta el principio del siglo quinto, cuando se funda el Reino de Galicia por los suevos.

  •  · De las Dinastías de Irlanda después del Cristianismo.

 Este libro continúa con las dinastías cristianas. Es el libro mejor documentado.