Dún an Óir, en Cuarto Milenio


Ha llegado a mis ojos gracias al grupo de Facebook  ‘Locos por Irlanda’, más concretamente gracias a José Guerrero Martos, una parte de uno de los programas de Cuarto Milenio, en el que Iker Jiménez entrevista al psiquiatra José Miguel Gaona. En este reportaje, cuyo enlace en dos partes dejaré a continuación, José Miguel Gaona habla de una experiencia de regresión muy relacionada con Irlanda.

La historia es la siguiente: en sus estudios sobre regresiones, el psiquiatra norteamericano Stanislav Gros documenta un episodio de uno de sus pacientes, llamado Karl. Este Karl, mediante hipnosis, habla de una vida pasada, dando detalles sobre un lugar y  la experiencia vivida en él. Este lugar es Dún an Óir (Fuerte del Oro), en la península de Dingle y lo acaecido en él data de 1580.

Dejo los enlaces al reportaje completo. Señalar que en el lugar de Dún an Óir no queda piedra alguna, tan solo el monolito erigido en recuerdo de lo ocurrido. Las imágenes en las que vemos los restos de un ‘stone fort’ corresponden al Fuerte de Dunbeg, aceptablemente conservado y situado no muy lejos.

Posteriormente dejaré unas fotografías que saqué en mi reciente viaje a la zona, para terminar exponiendo lo que cuenta sobre el lugar Steve MacDonogh (escritor y editor residente en la zona desde 1982) en su libro ‘The Dingle Peninsula’.

REPORTAJE DE CUARTO MILENIO

Parte 1

Parte 2

FOTOGRAFIAS DEL LUGAR ACTUALMENTE

DÚN AN ÓIR – Steve McDonogh

[…] Siguiende la carretera 500 yardas, una curva a la derecha nos conduce hacia Dún an Óir, el fuerte de oro, lugar de una infame masacre en 1580. Los que viajen en coche desde Ballyferriter deben coger la carretera a Dunquin y girar a la derecha media milla después, donde se encuentra la señal de Hotel Dún an Óir. En el cruce, girar a la derecha y de nuevo a la derecha para dirigirse al fuerte.

El promontorio original se construyó en la Edad de Hierro pero un grupo de aproximadamente 600 soldados españoles e italianos, al mando del  comandante Sebastiano di San Giuseppe de Bolonia, construyeron nuevas defensas en 1580, tras un trabajo previo preparatorio de James Fitzmaurice. Esta incursión intentaba apoyar la revuelta irlandesa contra los ingleses gracias a fuerzas militares extranjeras. Los ingleses respondieron con determinación. Aunque es cierto que subyacía cierto elemento irlandés, la verdad es que, ante todo, el incidente representaba una lucha europea generalizada, en la que Inglaterra pretendía mostrar su firmeza ante cualquier ataque por ‘la puerta de atrás’ de Irlanda.

A principios de noviembre de 1580, la flota del Almirante Winter llegó al puerto de Smerwick al tiempo que Lord Grey de Wilton, representante de Inglaterra en Irlanda, avanzaba por tierra, llegando con 800 hombres a Dún an Óir. La defensa del fuerte se organizó de manera incompetente, las tropas de Lord Grey pudieron situarse muy cerca de los muros y al tercer día de asedio, los españoles se rindieron. Desde entonces existe controversia sobre los términos de la rendición –si se les hizo creer que se les perdonaría la vida o no.

En una carta a la reina Isabel, Lord Grey explicó lo ocurrido tras la rendición:

Envié a algunos hombres para comprobar que deponían las armas y para asegurarnos las municiones y provisiones que tuvieran. A continuación los separé en grupos y los ejecuté. Hubo 600 muertos: gran acopio de munición y provisiones, aunque gran parte se perdió debido al desorden de la soldadesca, que en su furia no pudo ser controlada. Los que permití seguir con
vida han sido puestos bajo custodia de los capitanes y caballeros.

La respuesta de la Reina fue felicitarlo por haber sido elegido como un instrumento de  la gloria de Dios, pero criticándolo por dejar a algunos con vida.

Las pocos irlandeses que estaban en el fuerte fueron tratados con más ceremonia: fueron ahorcados. Se les rompieron las piernas y los brazos por tres sitios a un inglés católico y dos irlandeses católicos, y no se los colgó hasta el día siguiente. El obispo Hugh Bradie de Meath lo definió como “el servicio más productivo conseguido desde que Su Majestad porta la corona.”

Durante siglos prosiguió la discusión sobre si Lord Grey había prometido un salvoconducto a los defensores del fuerte o no. Incluso T.J. Westropp, arqueólogo de promontorios, dedicó gran parte de su texto sobre Dún an Óir de principios del siglo XX a la defensa de Lord Grey. Se ha argumentado también que se ha prestado demasiada atención a este acontecimiento, puesto que fue solo uno más de los ocurridos en aquella época. Es cierto que hubo otras masacres, como la de Carrigafoyle en abril de ese mismo año, pero la masacre de Smerwick sirvió como propaganda inglesa, advirtiendo que cualquier otro intento de invasión futuro por parte de cualquier potencia europea a favor de losrebeldes irlandeses sería tratado de la misma forma.
[…]
En 1980 se erigió un monumento conmemorativo en el lugar.

2 Respuestas a “Dún an Óir, en Cuarto Milenio

  1. Enhorabuena, muy buena documentación e impresionate historia. Vivo en Irlanda, cerca de Dingle, y he visitado esas tierras unas 3 veces en los últimos 5 meses, jamás podía imaginar que guardaba una historia como esta. Iré al Fuerte de Dunbeg.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s