Dingle 2011 – Día 1


Back home! Mi primer pensamiento al aterrizar y mis primeras palabras al encontrarme con el dueño del B&B en donde voy a alojarme estas primeras 7 noches. Back home! Porque como dice el proverbio: ‘Home is where the heart is’

El viaje desde Dublín hasta esta parte de la península de Dingle ha sido largo. Contaba con un viaje de 4 horas y al final han sido casi 6. Como siempre, parte de la culpa ha sido del GPS. O más bien, de quienes cartografían el terreno. ¿Cómo es posible que en la parte norte de la península no existan carreteras, quiero decir, que no aparezcan en el GPS? Cierto es que en algunas guías lo avisan, pero… No lo entiendo. En resumidas cuentas, que una vez llegado a Dingle, en una rotonda, veo una salida que indica ‘Cuas’, que es a donde voy, más o menos. Sin embargo, el GPS me indica otra salida y, al final, sigo su dictamen. En mala hora. Toca conducir por caminos de cabras, asfaltados, pero en los que si se cruzan dos bicicletas, una tiene que parar para dejar paso a la otra. Y lo peor es que, de repente, aunque yo sigo conduciendo por dichos senderos asfaltados, el GPS dice que no, que no hay carretera y que estoy atravesando campos. Al final, completamente perdido, decido seguir a mi instinto, tomando como referencia el monte Brandon, a cuyos pies se levanta mi B&B.

Afortundamente, me cruzo con una moza lugareña muy pizpireta.
–          Dia dhuit, am I on the right way to An Bóthar Pub?
–          Oh, yes, it’s just there, the first green house. Enjoy it, it’s a very good pub.
–          Go raibh maith agat! Slán go fóill.

Y ahí aparece mi B&B, aunque el GPS sigue insistiendo en que conduzco por campos o vete tú a saber, pero carretera… ninguna. Mañana, cuando me acerque a Dingle, tengo que quedarme con la ruta, porque la maquinita no me lo va a poner fácil.

Subo a la habitación y me quedo extasiado mirando por la ventana. The Three Sisters y otras montañas se levantan frente a mí, entre la niebla. Y no puedo evitar pensar en siglos pasados, en milenios pasados, en las gentes que han poblado estos lugares, entre el mar y las montañas. Recuperado, decido bajar al pub. 3 pintas del ‘black stuff’ y un bocadillo de ternera guisada han sido suficientes para saciar el hambre material tras 15 horas de ayuno. Mañana empezaré a saciar de verdad el hambre espiritual. Buenas noches.

2 Respuestas a “Dingle 2011 – Día 1

  1. Todo realmente hermossssssooooooooooo!!!!

  2. Welcome home!
    Un abrazo, mozuelo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s