El informe Cloyne: consecuencias


Estaba leyendo algunas noticias sobre la actualidad en Irlanda y he leido con interés este artículo que aparece en la web www.lainformacion.com  Lo reproduzco textualmente con algunos pensamientos que me iban viniendo a la mente según avanzaba (lo pongo entre corchetes y en otro color para dejar claro que son mis palabras)

Los irlandeses levantan la cabeza ante el Vaticano

La decisión del Vaticano el pasado lunes de “llamar a consulta” a su nuncio en Irlanda (una frase que se suele utilizar en la diplomacia para demostrar un deterioro en las relaciones bilaterales) no está siendo interpretada por el Gobierno irlandés como un acto hostil. Sin embargo, este paso poco habitual sí marca un punto bajo en las relaciones entre Roma y uno de los países tradicionalmente más católicos de Europa. [¿Acto hostil? Y si lo es, ¿qué pasa? Después de las atrocidades que han llevado a cabo algunos religiosos irlandeses, seguro que una minoría, pero que ha hecho un gran daño, no solo a los niños y niñas, sino a todo un país y al buen trabajo que, a ciencia cierta, desempañarán otros religosos, decía que después de semejantes barbaridades, ¿tiene el Vaticano el más mínimo derecho a ‘enfadarse’ por unas palabras?]

La llamada del nuncio se produjo poco después de un discurso demoledor del primer ministro Enda Kenny en el Parlamento de Irlanda el 21 de julio, en el que criticó la “disfunción, desconexión, elitismo… el narcisismo que domina la cultura del Vaticano actualmente”. [¿Alguien lo duda? El Vaticano se cree el centro del mundo, no se erigen ya éxclusivamente en la fuente de la que emana toda ética y moral aceptable, sino que consideran que políticamente tienen mucho que aportar]. El primer ministro respondía así al último informe negativo sobre el abuso de sacerdotes a niños en Irlanda, una investigación hecha en la diócesis de Cloyne que concluye que la Iglesia católica todavía no se muestra proactiva en el manejo de los problemas de abusos en la república. [Ni proactiva ni reactiva, únicamente saben esconder su mierda debajo de la alfombra]. El discurso de Kenny ha tenido un fuerte impacto, al provenir de un hombre de clase media, católico practicante del oeste de Irlanda, el tipo de persona que durante décadas ha sido la base de la Iglesia en la isla. [El prototipo que hasta ahora agachaba las orejas y creía a pies juntillas lo que se predicaba desde el púlpito, ignorando lo que pasaba en la sacristía, en el backstage. Porque de igual manera que antes he dicho que habrá religiosos que cumplen su misión, que se esfuerzan, que son un apoyo, que son buen gente… ¿ninguno se ha atrevido a alzar la voz o es que ignoraban lo que ocurría? No me creo lo último, lo siento]

La Iglesia católica ha sido además un sostén del poder político en Irlanda. Este es el país en el que el antiguo líder del Partido Laborista Brendan Corish declaró en 1968 que era primero católico y después irlandés, y que aceptaría sin reservas “la dirección de la Jerarquía respecto a la enseñanza social católica”. [Qué pena]

Irlanda fue descrita una vez por el Papa Pablo VI como “el país más católico en el mundo”. Pero eso no impide que la actual coalición de gobierno del Fine Gael y los Laboristas esté preparando una ley de protección a los menores que podría exigir a los sacerdotes revelar secretos de confesión de los pedófilos a las autoridades. [El secreto de confesión, que tan bien fue retratado por Hitchcock en “Yo confieso” proviene de algo que yo eliminaría, como es la confesión. Suponiendo que exista Dios, no creo que sea necesario un intermediario que interceda entre el de arriba y el ‘pecador’, más bien lo veo como algo que servía en su tiempo para controlar al pueblo.]

Tras su intervención, Kenny se ha visto desbordado por mensajes de apoyo de personas y sacerdotes de todo el país, incluyendo al progresista arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin. [Lo llevas claro, Diarmuid]  El efecto sobre la opinión pública ha sido parecido al de encender un fuego que ha estado en ascuas durante años, avivado con informes e informes sobre abusos sacerdotales y encubrimientos. Pocas voces se han alzado contra la conclusión de Kenny de que “la violación y tortura de niños fue minimizada o gestionada para sostener la primacía de la institución, su poder, posición y ‘reputación’”, o que el Vaticano analizó las historias de las víctimas “con el ojo penetrante de un abogado canónico”  [El Vaticano es un nido de víboras, ni más ni menos. Lo que daría por poner cámaras y micrófonos ocultos en despachos y habitaciones]

Kenny logró otro punto entre los votantes cuando acusó al Vaticano de intentar “frustrar una investigación en una república democrática soberana”. A Irlanda le escuece haber perdido soberanía frente al Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo para cumplir los términos del rescate financiero de 2010. (Rememorando el eslogan de antes de la independencia “Una nación de nuevo”, el Sunday Business Post publicó la semana pasada un artículo de Tom McGurk sobre la pérdida de independencia económica titulado “Una provincia de nuevo”).

El discurso de Kenny supuso la declaración de que Irlanda no va a tolerar ninguna interferencia en su independencia por parte de otra poderosa institución mundial, el Vaticano. En cierto modo, sirvió para restaurar cierto sentido de dignidad nacional. [Tiene que ir más allá, no puede verse solo como ‘dignidad nacional’ sino como dignidad personal, de todos y cada uno de los miles de menores que han sufrido todo tipo de abusos desde hace siglos]. El Informe Cloyne, dijo el primer ministro, ha expuesto por primera vez “un intento de la Santa Sede para frustrar una investigación en una república democrática soberana…”. Quienes han sufrido abusos deben de saber que pertenecen a una nación en donde la ley “siempre estará por encima de las leyes canónicas, que no tienen ni legitimidad ni lugar en los asuntos de este país”. [Las leyes canónicas que las apliquen para sus asuntos internos. Y punto. Cuando infrinjan una ley mundana, que se les aplique el mismo castigo que a cualquier otro ciudadano, que es lo que son.]

En palabras del historiador Dermot Keogh, Kenny ha marcado un hito al dejar saber al Vaticano que sólo hay un Gobierno y una ley en la República de Irlanda. Después de que Roma anunciase que el nuncio papal, el arzobispo Giuseppe Leanza, era llamado a consulta, el portavoz del gobierno irlandés comentó que el primer ministro “dijo lo que quería decir. Esta pelota está firmemente en el tejado del Vaticano”.

La reacción del Vaticano a la polémica ha sido fría. Monseñor Gianfranco Girotti, número dos de la Penitenciaría Apostólica, declaró que la propuesta de exigir a los sacerdotes que rompan el secreto de confesión para denunciar abusos contra niños es “absurda e inadmisible”. Según declaró al periódico ultraconservador Il Foglio, “Irlanda puede aprobar las leyes que quiera, pero debe de entender que la Iglesia nunca aceptará la obligación de que un confesor informe a las autoridades civiles”.[Vamos a ver, incluso aceptando que no rompiesen el secreto de confesión, ¿nadie sabía nada, nadie sospechaba nada? Es más, ¿por qué se pone todo tipo de obstáculos, por qué se esconden los hechos, por qué tantas trabas a la investigación? Señores, esto ya no trata del secreto de confesión, esto trata de esconder la mierda, ni más ni menos].

El vice portavoz del Vaticano, Ciro Benedettini, expresó la “sorpresa y decepción” de la Santa Sede por algunas “reacciones excesivas” al Informe Cloyne [Sinvergüenzas, ¿reacciones excesivas? Yo sí que reaccionaría de manera excesiva: a los culpables los empalaba]. Al mismo tiempo, reconoció que la llamada del nuncio refleja la seriedad de la situación y el deseo del Vaticano de encararla con objetividad y determinación. [Permítaseme una sonora carcajada. señores hipócritas]

El ataque a las autoridades católicas por parte de Kenny preocupa a muchos sacerdotes en Irlanda, que están sufriendo por causa de los delitos de sus colegas, según explica el padre Vincent Twomey, profesor emérito de Teología Moral en el St Patrick’s College de Maynooth. “Tenemos una envejecida fuerza sacerdotal, estirada hasta el límite por culpa de la falta de vocación, intentando consolar a los afligidos, instruir a los jóvenes, enterrar a los muertos…”, escribía recientemente en The Irish Times. [Yo tengo la solución: acabad con el celibato, borrad el voto de obediencia, o más bien, de sumisión total, abrid la Iglesia al mundo, pero de verdad, dejad de ser fariseos. Pero no, es mejor vivir como hasta ahora. Y repito, lo siento por los religiosos que viven de verdad su vocación, pero la organización mafiosa que es el Vaticano engulle todo lo que toca. Aplicaos las palabras de un tal Jesús: “Dejadlo todo y seguidme, sin miedo, porque yo soy el camino, la verdad y la vida.” si el mensaje es de aplicación, lástima que el hombre lo corrompa todo].

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s