Kilmainham Gaol


La prisión de Kilmainham (Príosún Chill Mhaighneann) fue construida en 1796 y se la conoció como la ‘Nueva prisión’ para diferenciarla de la antigua, una repugnante prisión que se levantaba a escasos centenares de metros del emplazamiento actual. En sus primeros años de vida, se ejecutaban ahorcamientos públicos a sus puertas. Sin embargo, a partir de la década de 1820 se celebraron muy pocos ahorcamientos, públicos o privados, en Kilmainham, si bien se construyó una pequeña celda destinada a este fin en 1891. Se puede ver en el primer piso, entre el Ala Oeste y el Ala Este.

Los prisioneros no estaban separados por sexo ni edad: hombres, mujeres y niños convivían en las celdas, de apenas 28 metros cuadrados, que albergaban hasta a cinco personas, con una triste vela que les alumbrase y les diese calor, vela que pronto se consumía y les obligaba a pasar los días en penumbra y con un frío estremecedor.

A veces se arrestaba a niños (el más pequeño que estuvo entre sus muros tenía 7 años) por hurtos insignificantes. Las condiciones en que vivían las mujeres eran peor incluso que las de los hombres: se sabe que en 1809, mientras a estos se les proporcionaban somieres de hierro para sus catres, ellas se veían obligadas a yacer sobre paja tendida en las losas de las celdas y dormitorios comunitarios. Hay constancia de que mediado el siglo XIX las condiciones habían mejorado muy poco y la sección de mujeres, localizada en el ala oeste, permanecía sobresaturada.

En 1803, Robert Emmet, líder de la revuelta acaecida ese mismo año, estuvo encarcelado aquí antes de ser colgado y decapitado en Thomas Street. Hoy en día puede verse su máscara y el bloque sobre el que fue decapitado. Sus últimas palabras fueron estas:

Cuando mi nación ocupe su lugar entre las demás naciones del mundo, entonces y sólo entonces, dejad que escriban mi epitafio

En 1864, durante el período victoriano de reformas penitenciarias,  se construyó el ala este con la intención de parecerse a la cárcel londinense de Pentoville, y así los guardias podían controlar todas las celdas desde el sector central, añadiéndose además una gran cúpula de luz.

Uno de los acontecimientos más conmovedores que tuvieron lugar en Kilmainham se remonta a 1916, en los días posteriores al Levantamiento de Pascua de 1916. Uno de los rebeldes, Joseph Plunkett, tenía previsto casarse con Grace Gifford el mismo día del Levantamiento. Cuando Grace se enteró de que su prometido iba a ser ejecutado, persuadió a las autoridades para que autorizasen la ceremonia en la cárcel. Así, el 3 de mayo de ese año, ambos se casaron. Plunkett fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento a la mañana siguiente. Grace no volvió a casarse hasta que falleció en 1955 y durante la guerra civil llegó también a estar encarcelada aquí durante unos meses, en los que se dedicó a pimtar en los muros de su celda, pinturas que aún pueden verse.

El último prisionero fue el líder de la facción opuesta al Tratado, Eamon de Valera. Kilmainham Gaol dejó de ser una prisión en 1924. El Estado Libre Irlandés la veía como un lugar de opresión y sufrimiento de las fuerzas colonizadoras y no existió en esa época el más mínimo interés por preservarla como un monumento que simbolizase la lucha por la independencia. Otro hecho que no favorecía el posible interés por preservarla fue que los primeros cuatro prisioneros republicanos que ejecutó el Gobierno del Estado Libre durante la guerra civil fueron ejecutados entre sus muros.

El Consejo de Prisiones de Irlanda llegó a considerar reabrirla como prisión en la década de 1920, pero los planes se desestimaron finalmente en 1929. En 1936 el gobierno pensó en demolirla, pero la idea se rechazó dado el alto coste. Fue a finales de la década de 1930 cuando empezó a surgir cierto interés gracias a la propuesta de la Asociación Nacional Graves, una organización republicana, de conservar el edificio como museo y monumento al Levantamiento de Pascua de 1916. La propuesta no recibió objeciones por parte de la Comisión de Obras Públicas, que cifraba los gastos en 600 libras, y comenzaron a tratarse asuntos como la recolocación de algunos objetos del Levantamiento de 1916 en Kilmainham, objetos que por entonces se encontraban en el Museo Nacional. El Departamento de Educación se negó, aduciendo que el nuevo emplazamiento no estaba convenientemente preparado para tal efecto, proponiendo que se colocaran en las diferentes celdas cuadros y fotografías de los diferentes líderes nacionalistas.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial zanjó cualquier debate y todas las iniciativas quedaron en punto muerto. Tras la guerra, un informe del Departamento de Obras Públicas determinaba que el edificio estaba en ruina. Ante esta situación, con el Departamento de Educación manteniendo su postura de no convertirla en un museo nacional y sin ninguna otra propuesta sobre la mesa, abogó por preservar únicamente el patio y aquellas celdas que se considerasen importantes en función del prisionero que estuvo en ellas.

En 1953, el Departamento de Presidencia reconsideró la propuesta de restaurar la prisión y convertirla en un museo. Nada se hizo y el edificio continuó su deterioro paulatino.

A finales de la década de 1950 comenzaron a desarrollarse las bases de un movimiento social para preservar Kilmainham Gaol. Cuando aparecieron informes del Departamento de Obras Públicas favorables a la demolición del edificio, un joven ingeniero del norte de Dublín llamado Lorcan C.G. Leonard, junto con un pequeño grupo de nacionalistas, creó la Sociedad para la Restauración de la Prisión de Kilmainham en 1958. Con el fin de evitar cualquier división entre sus miembros, acordaron no reflejar ningún hecho relacionado con el período de la guerra civil en el proyecto de restauración. En su lugar, debería articularse un discurso de lucha nacional por la libertad, y los fondos necesarios para convertir la prisión en un museo provendrían de mano de obra voluntaria y donaciones. El gobierno, viendo que no debería sufragar los gastos, y ante presiones desde hacía un tiempo por parte de diferentes organizaciones, no puso ninguna objeción.

En febrero de 1960 se presentó el plan de restauración, que también incluía un uso potencialmente turístico del lugar. En mayo de 1960 se produjo la simbólica entrega de llaves y ese mismo mes comenzaron las obras, con un grupo de 60 trabajadores voluntarios, que comenzaron por despejar la zona de malas hierbas, árboles, excrementos y mampostería que había caido.

En 1962, el patío donde habían sido ejecutados los líderes del Levantamiento de 1916 había sido despejado y estaba a punto de terminar la restauración de la sección victoriana.  Los trabajos finalizaron en 1971, cuando se abrió al público la capilla tras cambiarse la techumbre y el suelo y reconstruirse el altar.

Desde su restauración, Kilmainham Gaol, una de las prisiones fuera de uso más grande de Europa, se considera uno de los monumentos irlandeses más importantes de la época moderna. Todos los líderes nacionalistas de importancia, con la excepción de Daniel O’Connell y Michael Collins, han pasado entre sus muros. La mayor parte de los líderes de las rebeliones de 1798, 1803, 1848, 1867 y 1916 estuvieron encarcelados aquí. También estuvieron en ella prisioneros de la Guerra Civil(1919-1921) y, de hecho, murieron más personas en ella durante la guerra civil que en los 120 años anteriores.

Kilmainham Gaol ha aparecido en varias películas: The Quare Fellow (1962), El regreso de Fu Man Chu (1965), The Italian Job (1969), El hombre de Mackintosh (1973), Mi bello legionario (1977), The Whistleblower (1987), En el nombre del Padre (1993), Michael Collins (1996) y The Escapist (2008).

Anuncios

3 Respuestas a “Kilmainham Gaol

  1. Gran post! Es un lugar de visita obligada cuando se va a Dublín. La 1ª vez que fuí me impresionó, pero creo que en posteriores visitas todavía más.

  2. Excelente reseña! Sólo agregaría un comentario sobre el museo adyacente, cuya exhibición dedicada al nacionalismo, la rebelión de 1916 y la independencia es tan completa como interesante. Merece que se le dedique una visita 😉

  3. Pingback: Cómo viajar a Irlanda a buen precio (una gentileza de Erin go bragh) | Innisfree

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s