El diluvio universal


¿Por qué no comparar las narraciones del diluvio universal reflejadas en la Biblia y el Leabhar Ghabhala (Libro de las invasiones)?

Génesis 6,9-7,7

Noé engendró tres hijos: Sem, Cam y Jafet. La tierra estaba corrompida en la presencia de Dios: la tierra se llenó de violencias. Dios miró a la tierra, y he aquí que estaba viciada, porque toda carne tenía una conducta viciosa sobre la tierra. Dijo, pues, Dios a Noé: “He decidido acabar con toda carne, porque la tierra está llena de violencias por culpa de ellos. Por eso, he aquí que voy a exterminarlos de la tierra. Hazte un arca de maderas resinosas. Haces el arca de cañizo y la calafateas por dentro y por fuera con betún. Así es como la harás: longitud del arca, trescientos codos; su anchura, cincuenta codos; y su altura, treinta codos. Haces al arca una cubierta y a un codo la rematarás por encima, pones la puerta del arca en su costado, y haces un primer piso, un segundo y un tercero. “Por mi parte, voy a traer el diluvio, las aguas sobre la tierra, para exterminar toda carne que tiene hálito de vida bajo el cielo: todo cuanto existe en la tierra perecerá. Pero contigo estableceré mi alianza: Entrarás en el arca tú y tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos contigo. Y de todo ser viviente, de toda carne, meterás en el arca una pareja para que sobrevivan contigo. Serán macho y hembra. De cada especie de aves, de cada especie de ganados, de cada especie de sierpes del suelo entrarán contigo sendas parejas para sobrevivir. Tú mismo procúrate toda suerte de víveres y hazte acopio para que les sirvan de comida a ti y a ellos.” Así lo hizo Noé y ejecutó todo lo que le había mandado Dios.El Señor dijo a Noé: “Entra en el arca tú y toda tu casa, porque tú eres el único justo que he visto en esta generación.  De todos los animales puros tomarás para ti siete parejas, el macho con su hembra, y de todos los animales que no son puros, una pareja, el macho con su hembra. Asimismo de las aves del cielo, siete parejas, machos y hembras, para que sobreviva la casta sobre la haz de toda la tierra.  Porque dentro de siete días haré llover sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches, y exterminaré de sobre la haz del suelo todos los seres que hice.”  Y Noé ejecutó todo lo que le había mandado el Señor.  Noé contaba seiscientos años cuando acaeció el diluvio, las aguas, sobre la tierra.  Noé entró en el arca, y con él sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos, para salvarse de las aguas del diluvio.

Leabhar Ghabhala – Capítulo 1

Cesair, hija de Bith, hijo de Noé, fue la primera que encontró Irlanda después del comienzo del mundo, cuarenta días antes del Diluvio, en el año de la edad del mundo 2242. Tres hombres y cincuenta doncellas iban con ella. Por esta razón iban hacia allá, escapando del Diluvio; porque dios le dijo a Noé, hijo de Lamech, que debería de construir un arca para él, para sus hijos Sem, Cam y Japhet, y para sus esposas Cova, Olla, Oliva y Olivana, con la esperanza de que pudieran salvarse de la rugiente ola del Diluvio que se desbordaría por el mundo, para destruir y aniquilar a sus habitantes en toda su superficie, por los muchos pecados de los hijos de Adam; exceptuándoles a ellos, porque estas ocho personas estaban libres de pecado.

Dios ordenó a Noé llevar en el arca una pareja de todo tipo diferente de animales, para que pudieran procrear después del Diluvio, y tres parejas de animales, para sacrificios y también para su procreación. Le enseñó cómo debería de ser el arca y el mobiliario necesario, y todo lo que debería de llevar necesario para las personas y los animales.

Cuando Bith, Finntan y Ladhra, los hombres que acompañaron a Cesair en su viaje a Irlanda más tarde, escucharon que el mundo estaba destinado a ser cubierto por el diluvio, y que las diversas razas del mundo deberían perecer ahogadas, excepto las gentes del arca, quedaron aterrorizados ante la noticia. Cada uno de ellos preguntó a Noé si le permitiría ir en el arca con él hasta que el Diluvio terminara. Noé les dijo que él no tenía ningún poder para decir quién podría subir al arca, solamente lo que Dios, Él mismo había ordenado: “porque no será un barco de ladrones ni una cueva de bandidos”.

Entonces se reunieron con Cesair para recibir consejo sobre la forma en que deberían de actuar para salvarse del Diluvio.

“Someteros a mí”, dijo la joven Cesair, “y yo os aconsejaré”.

“Seremos tuyos”, dijeron ellos.

“Tomad un ídolo”, dijo ella, “adoradlo y abandonad el Dios de Noé”.

Lo aceptaron. Cogieron un ídolo, y lo adoraron, y abandonaron al Señor siguiendo el consejo de Cesair. El siguiente consejo fue que construyeran un barco y que navegaran rumbo a Irlanda. Así lo hicieron; no obstante, ni ellos ni su ídolo sabían cuándo el Diluvio llegaría.

Tres hombres y cincuenta doncellas se embarcaron en aquel barco con Cesair. Un martes, considerando los días de la semana, se embarcaron. Después remaron desde Meroe Island, escapando del Diluvio, hasta el mar Tirreno. Dieciocho días estuvieron en el mar Caspio. Después veinte días hasta que llegaron al mar de Cimeria. Un día para alcanzar Asia Menor, entre Siria y el mar Tirreno. Veinte días después para llegar a los Alpes. Dieciocho días desde los Alpes a España. Nueve días desde España a Irlanda. Un sábado alcanzron Irlanda, en el quinceavo día de la luna; y en el lugar donde desembarcaron fue Dan na mBarc* en Corco Duibhne.

* Posibles emplazamientos: Dunnamark Fort (Co. Cork) o Ballinskellig Bay (Co. Kerry)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s