Fallece Frank McCourt


 

El escritor Frank McCourt, que murió de cáncer el domingo en Nueva York a los 78 años, alcanzó fama planetaria tras escribir las memorias de alguien no famoso, la vida extraordinaria de un hombre ordinario. ‘Las cenizas de Ángela’, el ‘bestseller’ sobre su niñez miserable en la Irlanda de la década de 1930, le valió millones de lectores, un premio Pulitzer y una adaptación al cine.
 
De nacionalidad norteamericana e irlandesa, McCourt nació en 1930 en Brooklyn, en el seno de una familia de católicos irlandeses, numerosa y pobre. Sin futuro en medio de la Gran Depresión, los McCourt regresaron cuatro años después a Irlanda a la búsqueda de trabajo para toparse con una situación peor. En su inolvidable relato publicado en 1996 cuando su autor contaba 60 años, el autor describe una niñez de terribles penurias.
 
Después de que su padre alcohólico abandonó a su familia, su madre -la Ángela del título- se vio obligada a pedir por las calles de la pequeña ciudad de Limerick para sacar adelante a su escuálida prole mientras malvivían en un mugriento sótano infectado de ratas. En ese tiempo, las enfermedades y la desnutrición se llevaron por delante la vida de tres de sus seis hermanos. Pocas infancias han sido tan miserables a ojos de la literatura y, sin embargo, su prosa sincera posee a la vez un brillo, humor y compasión -incluso hacia su padre- que le valieron casi de forma instantánea el reconociendo internacional de crítica y público.
 
«Cuando miro hacia atrás y contemplo mi infancia, me pregunto cómo logré sobrevivir», empieza narrando en uno de los párrafos más famosos del libro. «Tuvimos una infancia miserable. Una infancia totalmente feliz no merece la pena. Pero hay algo peor que tener una infancia miserable: tener una infancia miserable en Irlanda. Y aún peor es tener una infancia miserable en la Irlanda católica».
  
«La gente en todos lados se vanagloria y lloriquea sobre las penas de sus primeros años, pero nada se puede comparar a la versión irlandesa: la pobreza, el padre haragán y locuaz; la madre religiosa y vencida que gime junto al fuego; los sacerdotes pomposos, los directores de escuela abusadores; los ingleses y todas las cosas terribles que nos hicieron durante 800 largos años».
 
‘Las cenizas de Ángela’ se convirtió desde su publicación en un fenómeno literario, dominando durante dos largos años la lista de libros más vendidos en Estados Unidos y Europa. A punto de jubilarse, Frank McCourt era conocido en Nueva York como un maestro de escritura creativa y un colorido personaje local, digno de una novela sobre la ciudad, que cantaba canciones y contaba historias con su hermano menor y se unía a los parroquianos del bar White Horse Tavern y otros reductos del mundo literario.
 
Pese a su interesante vida de ciudadano perfectamente anónimo, el viejo maestro de escuela siempre tenía uno o dos libros en proceso pero no había encontrado la fórmula para sacarlos del cajón. Hasta que un día apareció un amigo y lo ayudó a buscar agente literario. Al final, disfrutó tanto de su tardía celebridad que se comparó con un «payaso que baila, disponible para todo el mundo».
 
Su país de origen, Irlanda, recuerda a McCourt como un «fabuloso cuentacuentos». «Como profesor en Nueva York, animó a sus estudiantes a amar la literatura y la escritura creativa y como escritor, era un maestro en el arte de contar historias», afirmó el ministro de Cultura de este país, Martin Cullen.
 
Fuente. El Correo Digital
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s