Cruzando la frontera


Las predicciones se empiezan a cumplir. La marea de irlandeses que cruzan la frontera hacia Irlanda del Norte en busca de comida y regalos navideños más baratos está provocando que los bancos de la república vean cómo se agotan sus reservas de libras esterlinas. Por su parte, los comerciantes de la república ya comienzan a concienciarse de que estas serán sus peores Navidades.

El dueño de Eurospar, Paul Bradley, asegura que la reducción del IVA en Irlanda del Norte, unida al aumento del mismo impuesto al sur de la frontera, va a tener un efecto devastador en los comercios fronterizos. “LLevo 30 años en el negocio y puedo asegurar, con total honestidad, que por primera vez en mi vida tengo miedo de la llegada de la Navidad. Cada vez es más difícil sobrevivir, y una diferencia en el IVA del 6% no ayuda.”

A lo largo de la frontera, desde Ballyshannon al oeste hasta Drogheda al este, los comerciantes repiten lo mismo. La directora de la Cámara de Comercio de Sligo, donde los clientes se acercan hasta Enniskillen, Rebecca Stevens, afirma que hay que adoptar algún tipo de medidas para frenar este éxodo. “La fuerza de la libra frente al euro y la diferencia en el IVA, así como el mayor coste de las operaciones en el sur están complicando la supervivencia de muchos negocios.”

El alcalde de Donegal, Eman McGettigan, afirma que lo mejor que pued ehacerse para contrarrestar esta tendencia es concienciar a la gente de las necesidades de los trabajadores locales.

Al otro lado de la frontera, Peter Beckett, director general de la empresa ASDA en Enniskillen, ha dicho que su negocio ha experimentado en los últimos meses un incremente considerable de clientes que llegan desde la República, especialmente los fines de semana. “Cuando abrimos los domingos a la 1 del mediodía, ya hay colas de gente esperando entrar, y a la media de hora de abrir, el centro está repleto.”

2 Respuestas a “Cruzando la frontera

  1. Muy interesante. Paradojas de un país dividido artificialmente: distinta moneda, distintos impuestos… Seguiremos la pista.
    Un abrazo,
    Chesús

  2. Es lo mismo que sucede en mi pueblo, Figueres, vivo a 20 Km. de la frontera con Francia y los Sabados hay mas franceses aqui que en la vecina Perpignan, basicamente compran alcohol, tabaco, gasolina, ropa y alimentacion, lo cual es un perjuicio para nosotros ya que tenemos los precios mas caros de toda la provincia.
    Trini

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s