Dun Duchatair


Sin duda alguna, los restos más conocidos (y visitados) de Inismor son los de Dun Aengus. Pero si lo que se quiere es disfrutar de otros restos menos visitados, disfrutar de la soledad y del paisaje, merece la pena subir hasta Dun Duchatair. La verdad es que los restos no son tan espectaculares como los de Dun Aengus, pero estar colgado al Atlántico, mirando el horizonte (como se ve en la cabecera del blog, fotografía en Dun Duchatair), no tiene precio (ni con Mastercard).

El camino no está bien indicado en su primer tramo. Partiendo de Kilronnan, cogemos la carretera que bordea la costa alejándonos del puerto. Un par de kilómetros escasos después, cuando ya no tenemos casas a nuestro alrededor y termina la playa, en una suave curva a la izquierda, podemos ver una especie de terreno yermo, con una carretera estrecha, recta y bastante empinada. Subimos por ella, pasamos junto a un par de casas, hasta que, ahora sí, nos topamos de frente con un cartel más bien pequeño que marca la ruta y nos desvía hacia la derecha. Es una subida por un camino a veces de hierba, a veces de guijarros, hasta que una ancha alfombra de piedras nos conduce hasta el promontorio.

Un buen momento de visitarlo es por la tarde, pues entonces sí que estaremos solos, con el viento, el mar y la magia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s