Crónicas de la época: 2 de abril de 1852


Comienzo hoy una nueva categoría que he decidido llamar ‘Crónicas de la época’. En ella iré traduciendo artículos que hagan referencia a Irlanda, principalmente sobre hechos históricos, escritos en fechas cercanas a los acontecimientos.

Queda oficialmente bautizada la sección.

Fuente: The New York Times

Fecha: 2 de abril de 1852

IRLANDA EN AMÉRICA

«El pasado domingo arribaron al puerto 3000 emigrantes. El lunes había más de 2000. El martes llegaron más de 5000. El miércoles el número superaba los 2000. En 4 días, 12000 personas pusieron pie por primera vez en las costas de América.  Así, en sólo 96 horas, la ciudad de Nueva York ha visto incrementada su población en un número mayor que el de algunos de los pueblos más grandes y florecientes de este estado. Cada puesta de sol ha contemplado cómo eran arrojados entre nosotros hombres, mujeres y niños suficientes para formar una ciudad. Y cada año llegan a nuestras costas, desde tierras extranjeras, más de 300.000 almas. Cada año, una ciudad del tamaño de Filadelfia, desembarca en los muelles de Nueva York.  La inmigración suma cada año a la población de los Estados Unidos más gente de la que vive en otras dos ciudades cualesquiera de los Estados Unidos -el doble que en Baltimore, Boston, Nueva Orleans o Cincinnati- y el triple que en cualquier otra ciudad americana.

Son hechos impactantes -y que llaman la atención, incluso en una época de hechos sorprendentes. El incremento de la población americana por vía de la inmigración es actualmente la mitad que el crecimiento natural por nacimientos. Y todo indica que este procentaje continuará aumentando, que el número de inmigrantes crecerá año tras año durante un tiempo indefinido. La tendencia de los acontecimientos sociales y políticos en Europa conduce a sus habitantes a abandonar la pobreza, el despotismo y la desgracia, que son su ración cotidiana, hacia la inmensa fecundidad y libres instituciones del mundo occidental.  ¿Cuándo ha visto el mundo con anterioridad caminar a una nación con tales pasos agigantados hacia el poder, tales aumentos de fuerza, tal incremento de población sin cesar, tal expansión y crecimiento de su riqueza?

Estos hechos son casi tan importantes para Europa como para nosotros. Lo que una nación gana gracias al incremento de la población, otras lo deben perder. La mayor parte de estos inmigrantes proceden de Irlanda -y la población de esta parte del Imperio Británico ha disminuído en más de millón y medio en los últimos diez años. El aumento poblacional de Inglaterra y Escocia en el mismo período ha sido del 14%. El de Irlanda, en circunstancias similares, habría sido aún mayor. Pero en su lugar, se ha visto reducido drásticamente. Las autoridades de mayor reputación han calculado que un tercio de la población de Irlanda ha fallecido por hambre o, para evitarlo, se ha visto obligada a dejar su tierra durante los últimos 10 años.

Las causas de un resultado tan terrible agravarán sus efectos. Cuando los hombres dejan sus casas y parten hacia costas extranjeras, con la esperanza de mejorar sus condiciones de vida, conservan buenos recuerdos de la tierra que dejan tras de sí. Sigue siendo su hogar y le atan a ella grandes lazos de cariño. Pero cuando los hombres son expulsados a consecuencia de leyes injustas, por el hambre y el temor a morir, cuando se les obliga a “secuestrar” a sus esposas e hijos y a llevárselos 3000 millas por el mar para salvarlos de las fauces de la hambruna, mientras pueden ver lujo y abundancia a su alrededor, en estos casos su recuerdo del hogar se torna un recuerdo de odio que alimantará el fuego que el tiempo no puede apagar. Sólo en 1847, 300.000 irlandeses fallecieron de hambre o a causa de enfermedades relacionadas con la falta de alimento. Y en ese mismo año, 73.000 vacas, 43.143 cerdos y 26.599 cajas de huevos fueron enviadas a Inglaterra desde aquellas zonas en las que el hambre golpeaba con mayor severidad. Aunque el irlandés no tuviese nada que llevarse a la boca, ni para él ni para su familia, aunque condenado a permanecer impasible y ver a sus esposas e hijos muriendo día tras día, él debe pagar su renta. El terrateniente debe recibir su cuota. Y ahora, en cualquier punto de Irlanda, los hombres, mujeres y niños están a cielo abierto -los barones, duques o condes que deben recibir su cuota de alquiler desgarran los techos que les cobijan y derrumban las paredes que ya no pueden protegerlos. ¿Puede sorprender que los hombres, al ver cometerse tales barbaridades en nombre del orden y los derechos adquiridos, cuando ven que las crueldades más inhumanas se cometen por una avaricia codiciosa, puede sorprender que aniden en sus corazones y salgan de sus labios maldiciones hacia tales leyes mientras están obligados a padecerlas?

No hay esperanza para Irlanda en las circunstancias actuales. Su prosperidad ha sido sacrificada en aras de la ambición de Inglaterra. Su forzada Unión al Imperio Británico abatió todas las barreras por las que había fomentado su propia iniciativa e industria, y la redujo a un papel de competidor desigual y ruinoso frente a su conquistador. Los víveres están ahora tan baratos en Irlanda como aquí. Pero no hay ofertas de trabajo que paguen lo suficiente para comprarlos. La emigración, desesperada y dura como es, parece la única salida para los irlandeses. Escapar a los Estados Unidos es la única esperanza de crecimiento que les queda. Aquí no podrán, como es natural, preservar su nacionalidad durante muchas generaciones. Pero podrán hacer algo que es más importante para ellos y sus hijos: pueden echar raíces en esta tierra y crecer con el vigoroso y provechoso Árbol Americano, que pronto ofrecerá su sombra a esta parte del planeta, como mínimo, en la que vivimos

Una respuesta a “Crónicas de la época: 2 de abril de 1852

  1. HOLA FERTXU!

    ME GUSTA LO QUE HACES Y ME GUSTARÍA CONTACTAR CON TI ALGÚN DÍA.SI TE PARECE BIEN.

    UN SALUDO Y ANIMO!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s