U2 Tower


La pujante ciudad de Dublín verá levantarse muy pronto en sus antiguos muelles el rascacielos más alto y ambicioso de Irlanda. El nuevo edificio se llamará la Torre U2 y será diseñado por el arquitecto británico Norman Foster. La famosa banda de rock liderada por Bono forma parte del consorcio que realizará el proyecto inmobiliarios. El rascacielos, de forma triangular y 120 metros de altura, tendrá 36 plantas y estará coronado con un gran estudio de grabación para el grupo.
Situada en la confluencia de los ríos Liffey, Dodder y el Gran Canal, la construcción contará con un hotel y un mirador de 100 metros abierto al público. Habrá además una zona residencial de apartamentos de lujo con unas vistas inmejorables. Bono, gran hombre de negocios aunque siempre preocupado por el bien de la humanidad, ha querido tener la conciencia tranquila garantizando que un 20% de las viviendas estarán destinadas a las personas con menor poder adquisitivo.

“Trabajando con Norman Foster, este consorcio va a crear un símbolo perdurable para Dublín”, declaró John McLaughlin, director de arquitectura del llamado Docklands Authority, la antigua zona portuaria de Dublín, ahora en plena regeneración. La fenomenal construcción tendrá un coste aproximado de 200 millones de euros y deberá estar acabada para el año 2011.

La torre no es el único proyecto que U2 y el equipo de Foster tienen en marcha en la capital irlandesa. El arquitecto que construirá el futuro estadio de Barça se propone ampliar y renovar el Hotel Clarence, adquirido por los rockeros en 1996. Lo que hasta aquella fecha era un establecimiento modesto y provinciano construido en 1852, fue completamente renovado por Bono y transformado en un alojamiento modernísimo y de gran lujo.

El lugar, promocionado por sus dueños, era el punto de cita indiscutible para las estrellas y famosos mundiales que pasaban por la ciudad. Su momento, sin embargo, ha pasado y el propio cantante de U2 ha reconocido que raramente pone los pies por allí porque le deprimen las pérdidas que genera el negocio.

La renovación ha provocado una fuerte polémica porque implica la ampliación del edificio de estilo georgiano, enclavado en el centro histórico. Nuevas plantas y una cúpula de cristal harán que las 49 habitaciones actuales pasen a ser 140, con espacio además suficiente para un instituto de belleza, gimnasio, piscina, guardería, una sala para música en vivo en la planta baja, varios bares y un restaurante gastronómico. Aunque la fachada original se mantendrá, la expansión implica la demolición de otros cuatro edificios georgianos, a lo que se opone firmemente An Taise, organización dedicada a la conservación del patrimonio arquitectónico irlandés.

Foster promete que el renovado Clarence será “un símbolo para Dublín”, como lo es el Savoy en Londres. Para ello, el arquitecto insiste en que los cambios sean drásticos. “Si dejamos el edificio como es no podemos crear la grandeza y el interés requerido”, dice. Pero An Taise y la poderosa sociedad Georgiana amenazan con tomar medidas legales contra el proyecto. Michael Smith lidera la resistencia de lo que califica de “ilícita bastardización” arquitectónica. “Es sorprendente que Bono y U2 quieran seguir asociando su nombre -afirma- con lo que es la mayor demolición en una década de estructuras históricas de la ciudad, que están protegidas”.

Fuente: El periódico.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s