Aún hay que avanzar


http://www.goear.com/files/sst3/7fc59b7d8c2f46842ccec7f06f107b2b.mp3″

Estaba leyendo un artículo sobre el porcentaje de suicidios entre los adolescentes homosexuales en Irlanda y me ha parecido interesante escribir algo sobre este asunto.

La homosexualidad fue despenalizada formalmente en el año 1993, como consecuencia de una campaña promovida por el senador David Norris y el movimiento ‘Campaña para la Reforma Legal de la Homosexualidad’, que ya en 1983 manifestaron que la ley irlandesa que prohibía las prácticas homosexuales violaba la Convención Europea de Derechos Humanos.

‘Campaña para la Reforma Legal de la Homosexualidad’ se fundó en la década de los 70 con el objetivo de despenalizar la homosexualidad. Entre sus miembros se encontraban el senador Norris y la, por aquel entonces, Presidenta de Irlanda, Mary McAleese. Hasta 1993 la homosexualidad per sé no era ilegal en Eire, pero ciertas leyes que databan del siglo XIX consideraban ilegales las prácticas homosexuales. La legislación aplicable era el Acta de Ofensas contra las Personas de 1861 y el Acta de Ley Criminal de 1885, ambas aprobadas por el Parlamento Británico antes de la independencia de la República de Irlanda. Con todo, la política que aplicaba el Estado era la de perseguir únicamente aquellos casos en los que se vieran inmersos menores o actos sexuales en público o sin consentimiento.

En 1983, el senador Norris elevó la situación a la Corte Suprema, argumentando la inconstitucionalidad de estas leyes, pero sin éxito. En una mayoría simple de 3 a 2, la Corte hacía referencia a ‘la naturaleza cristiana y democrática del estado irlandés’ y que dicha criminalización era un bien para la salud pública y la institución del matrimonio.

En 1988 Norris llevó su petición a la Tribunal Europeo de Derechos Humanos, exponiendo que la ley irlandesa era incompatible con la Convención Europea de Derechos Humanos. En esta ocasión se dictaminó que la criminalización de la homosexualidad en Irlanda violaba el artículo 8 de la Convención, que garantiza el derecho a la privacidad personal. El parlamento irlandés despenalizó la homosexualidad 5 años más tarde, sin la oposición de ninguno de los partidos con representación en él.

En la práctica, y según diversas encuestas y estudios realizados en los últimos años, Irlanda sigue siendo uno de los países más homófobos de la Europa comunitaria.

La noticia que comentaba al principio remarca que uno de cada cinco adolescentes homosexuales (gays/lesbianas) o bisexuales ha intentado quitarse la vida, que más del 60% de los jóvenes homosexuales han sido agredidos verbalmente y que alrededor del 30% han sido agredidos físicamente debido a su condición sexual. Adam Long, portavoz de GLEN (Gay and Lesbian Equality Network) asegura que estos intentos de suicidio no son consecuencia directa de la sexualidad de estos jóvenes, sino más bien del rechazo que experimentan, de los prejuicios y mensajes que reciben.

A mi entender, aún quedan resquicios de muchos años de sometimiento al poder eclesial en mi querida Irlanda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s