Brú na Boinne


http://www.goear.com/files/sst3/ecde4660747bd32a213e5001958c8e90.mp3″ 

En mi viaje a Irlanda en diciembre de 1999 y enero de 2000, tuve la ocasión de visitar este complejo prehistórico, el Visitor’s Centre y pude entrar al interior de Newgrange, un 30 de diciembre, cerca del equinocio de invierno, fecha de gran importancia como veremos más adelante. 

 Situado junto a un meandro del río Boyne, cuenta con más de 25 galerías funerarias conocido como la Curva del Boyne, y parece deliberadamente emplazado en una colina para que sus tres tumbas más suntuosas –Newgrange, Knowth y Dowth– dominen el fértil valle que se extiende a su pie. El pasaje funerario de Newgrange es la reliquia prehistórica más espléndida de Irlanda, pues además de su extraordinaria estructura está repleto de magníficas tallas en la roca. Pero, ¿era sólo una sepultura o cumplía alguna otra finalidad?

La tumba, saqueada y en estado ruinoso, fue descubierta en 1699, casualmente, cuando un terrateniente de la zona ordenó a uno de sus criados que recogiese piedras para acondicionar un camino de su propiedad. Uno de los primeros en entrar en ella fue el estudioso galés Edward Lhuyd (1670-1708), que escribió lo siguiente:

“Para entrar por primera vez tuvimos que arrastrarnos; pero a medida que avanzábamos, los pilares laterales iban siendo cada vez más altos, y al entrar en la cueva vimos que tenía unos 6 m de altura. A cada lado había una especie de celda o compartimento; y otro más, exactamente frente a la entrada.” 

La galería por la que entró Lhuyd mide más de 18 m de longitud y termina en tres pequeñas cámaras resvestidas de grandes piedras. En el alto techo abovedado, las piedras -100 o más- están perfectamente equilibradas y se mantienen en su sitio sin necesidad de argamasa; en cinco mil años sólo se han roto dos. Esta perfección de diseño y ejecución demuestra que los que construyeron Newgrange, hacia el 3250 aC, eran magníficos artesanos.

Lo que de inmediato atrae la atención del visitante curioso es la abundancia de tallas en la roca. La piedra de la entrada está cubierta de espirales, y másde una docena de las verticales de la galería muestran trazas de decoración. También hay tallas en diversas piedras del suelo y de la bóveda, incluso en tramos de la superficie no apreciables desde abajo. La mejor de las tallas del interior es una triple espiral en el sector inferior de una de las piedras verticales. En el exterior, muchas de las piedras del encintado están decoradas, y algunas, en las partes que quedan ocultas. Además de las espirales, abundan en Newgrange los losanges, los trazados en zigzag y los círculos. Pero, extrañamente, estos símbolos no coinciden con los de otras galerías funerarias de Irlanda.

Los primeros estudiosos de Newgrange no prestaron gran atención a estas decoraciones. En el siglo XVlll, Thomas Molyneux, profesor de física del Trinity College de Dublin, las describió como “una especie de tallas bárbaras”, y fueron muchos los que las consideraron meras ornamentaciones. En tiempos más recientes se han realizado serios esfuerzos por descubrir en ellas algún significado, más allá del efecto decorativo. En este campo de investigación ha destacado Martin Brennan, quien, en su obra La visión del valle del Boyne, analiza las más de 700 piedras talladas del valle. Brennan sostiene que la mayoría de las tallas recogen observaciones astronómicas y cosmológicas, y que Newgrange se constituyó, entre otras cosas, en el mayor y más antiguo calendario solar del mundo. “Para los habitantes del valle del Boyne -según Brennan-, el estudio de los movimientos del sol era muy importante. Fueron los maestros astrónomos del neolítico.”

El afán científico no fue la única motivación de los constructores de estructuras tan notables como Newgrange y Stonehenge, donde sí, también se efectuaban observaciones astronómicas. Es posible que, a la vez, estudiaran el universo y lo relacionaran con sus vidas personales de modo directo y significativo. Newgrange no es sólo un calendario solar o un observatorio; parece implicar un símbolo de la propia fuerza vital. En su origen, el montículo que cubre la galería funeraria era oviforme; en este huevo portador de vida se abría un largo pasadizo conducente a una cámara subterránea, que quizá simbolizara el seno materno. En su interior se eleva un gran pilar de forma fálica; e incluso los pares de bolas calizas encontradas en Newgrange pueden detentar un simbolismo sexual masculino.

La construcción de Newgrange sabe aprovechar el más vitalizador de todos los elementos, el Sol. Sobre la entrada, que debía estar sellada con una piedra, hay una pequeña abertura con espirales dobles y losanges tallados en el “techo”, así como puertas de piedra que podían abrirse y cerrarse. La estructura está orientada de modo tal que, en el amanecer del día del solsticio de invierno, el sol naciente penetra en el interior de la tumba por dicha abertura, cuyas puertas deberían quedar abiertas de antemano. Los rayos de sol recorren la totalidad de la galería hasta el corazón de la cámara.

Uno de los últimos investigadores de Newgrange fue Michael O’Kelly, profesor de arqueología en la Universidad de Cork, quien, el 21 de diciembre de 1969, contempló el amanecer desde el interior de la tumba. “Exactamente a las 9,54, hora oficial británica -escribió-, el borde superior de la esfera solar apareció en el horizonte; y a las 9,58, el primer rayo de luz directa penetró por la abertura y atravesó la galería, llegando hasta el límite frontero del empedrado de la cámara del fondo. La delgada línea de luz se fue ensanchando hasta convertirse en una franja de 17 cm de anchura, iluminando de manera espectacular la tumba y permitiendo ver con claridad varios detalles de las cámaras, e incluso el techo abovedado, gracias a la luz reflejada en el suelo. A las 10,04, la franja de luz comenzó a estrecharse, y a las 10,15 el rayo directo dejó de incidir en la tumba.”

El solsticio de invierno es el día más breve del año, y marca el comienzo del año nuevo, cuando las fuerzas vitales empiezan a reanimar la tierra adormecida. Quizá la triple espiral tallada en el interior de la cámara resuma las intenciones de los constructores de esta mal llamada “tumba”. ¿Simboliza la espiral tendida al interior el viaje emprendido por los muertos, y la que señala el exterior el renacimiento? Caso de ser así, quizás en Newgrange se llevara a cabo una fecundación simbólica del huevo cósmico, con el propósito de asegurar la continuidad del eterno ciclo de muerte y resurrección. Tal vez los sacerdotes instalaran en las cámaras los restos incinerados de los antepasados más venerados, para que el sol incidiese en ellos el día del solsticio de invierno, en una afirmación simbólica de la continuidad de la estirpe.

Newgrange es sólo una parte del complejo de la Curva del Boyne, si bien la más espléndida. El conjunto de tumbas puede incluir información científica que recién ahora, cinco mil años después de su apogeo, comienza a ser descifrada. Sucesivos descubrimientos demuestran una vez más que el hombre prehistórico no era simple ni bárbaro, sino que poseían conocimientos y habilidades que escapan a nuestra imaginación.

Un vídeo:

3 Respuestas a “Brú na Boinne

  1. Joder, qué ganas tengo de viajar a Irlanda y visitar estos lugares. Lo de Newgrange debe ser espectacular. No sé si ya me lo comentaste, pero a la gente le dejan ver el efecto del rayo de luz solar? A mí me encantaría poder disfrutarlo…

  2. Qué relación tiene el newgrange con el mundo celta??

  3. Sencillamente genial!!! me encanta este articulo!!

    Irlanda es magnifica!!!
    que grandes eran los antiguos irlandeses!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s