Kilkenny: Historia


Sería aproximadamente abril de 2000 cuando recibí una llamada de teléfono mientras estaba dando clase.  Al otro lado de la línea, la voz de Elisa, responsable de STEP (Students’ Travel and Exchange Programs), para comunicarme el destino como monitor de verano en Irlanda: Kilkenny, me dijo. A mí ese nombre me sonó a cerveza, para qué negarlo, pero según llegué a casa, entré en internet para informarme un poco sobre ese lugar. Y lo que vi me gustó, pero más me gustó estar allí aquel mes de julio. Y julio de 2001, y julio de 2002. Kilkenny me marcó, allí conocí amigos, amigas, gente de verdad, personas que valen mucho la pena. Porque un lugar no lo componen sólo sus edificios, sus calles, su ambiente, sino las personas que se relacionan con aquel lugar, principalmente. 

Orígenes. El nombre Kilkenny proviene del gaélico Cill Chainnigh (Iglesia de Canice), un destino de culto establecido  por San Canice en el siglo VI. San Canice fue un monje erudito que fundó un monasterio en Aghavoe, que posteriormente se convertiría en sede de la diócesis de Ossory en el año 1052. Ossory era un antiguo reino de Irlanda que mantenía una posición semi-independiente dentro del Reino de Leinster.

 La invasión normanda. Los normandos llegaron a Kilkenny en 1170, bajo el liderazgo de William Conde de Marshall. En 1208 se crearon unos fueros con el fin de atraer pobladores y comercio a la región. Algunos de los monumentos más atractivos de la ciudad se contruyeron en esta época, como la Black Abbey, St. John’s Cathedral y el espectacular Kilkenny Castle, erigido en 1260 en el lugar en el que se levantaba la primera iglesia normanda del condado. Durante este período, la ciudad de Kilkenny se dividía en dos partes separadas por el río Nore: Irishtown, cuyos fueros provenían de los obispos de Ossory; y Englishtown, bajo poder normando. Desde 1295 hasta 1365 se celebraron en Kilkenny aproximadamente 12 parlamentos, para dotar de legislación y estructura administrativa a la ciudad. El parlamento anglo-normando también comenzó a aprobar severas leyes para desanimar a los colonos ingleses a que adoptaran las costumbres irlandesas. En 1336 se aprobó el tristemente célebre Estatuto de Kilkenny, que prohibió a la población anglo-normanda que se integrase, se casasen con los irlandeses o que hablasen el gaélico. A pesar del vigor con el que se aplicó, no consiguió su objetivo de impedir que los terratenientes anglo-normandos no adoptaran determinados aspectos de la cultura gaélica.

En 1541, Enrique VIII se convirtió en el primer monarca en declararse Rey de Irlanda (en lugar de señor feudal de Irlanda). Durante todo el siglo XVI se intensificó la rebelión gaélica, en gran medida porque los obispos católicos de Kilkenny veían peligrar sus puestos de privilegio.

 El período Tudor. En 1601, la armada de la reina Isabel I derrotó a los irlandeses en la batalla de Kinsale, y con la derrota del líder irlandés, Hugh O’Neill, Irlanda cayó por primera vez bajo el poder de un gobierno inglés totalmente centralista. Desde ese siglo XVI, los gobiernos ingleses hicieron ímprobos esfuerzos por imponer el protestantismo, y comenzaron una política de anglicanización que pronto se expandió por toda Irlanda.

El municipio de Kilkenny alcanzó el título de ciudad en 1609. En 1641, la Confederación Católica de Kilkenny estableció un gobierno irlandés provisional, intentando resistir a la persecución inglesa del catolicismo. La confederación estuvo en vigor durante 6 años, para muchos historiadores la edad de oro de la ciudad. La confederación representaba tanto a los católicos gaélicos como a los anglo-irlandeses y funcionaba como un parlamento irlandés independiente. En 1645, sin embargo, la confederación se escindió en dos, y el grupo anglo-irlandés firmó un tratado con el virrey inglés, trayendo al condado la desunión y la rebelión.

Oliver Cromwell llegó a Kilkenny en 1650, con el objetivo de erradicar el nacionalismo extremista, sitiando la ciudad y expulsando a los terratenientes gaélicos del lugar y enviándolos a terrenos estériles de la provincia de Connaught (aún se recuerda la oferta de Cromwell: o al infierno o a Connaught).

En 1685 se produjo un compás de espera, coincidiendo con el ascenso al trono inglés del católico Jacobo II, lo que provocó una gran división entre las fuerzas políticas inglesas que condujeron a las guerras jacobitas en Irlanda.  Los seguidores del rey Jacobo II fueron derrotados en las batallas de Derry (1689) y del Boyne (1690), y ese mismo año los seguidores del nuevo rey de Inglaterra y Escocia, el protestante Guillermo de Orange, volvieron a asumir el control de Kilkenny. Los católicos se encontraron sin los derechos políticos que se les había prometido y, con la aprobación del Acta de Destierro de 1697, todos aquellos que ostentaran algún cargo religioso se vieron obligados a abandonar el condado antes de mayo de 1698.

Wolfe ToneEl siglo XVIII. Con la creciente centralización del poder británico y el establecimiento de la administración gubernamental en el castillo de Dublín, Kilkenny, al igual que el resto del país, comenzó a sentir las repercusiones del poder británico. En 1704 se aprobaron las Leyes Penales, que impedían que un católico tuviera derecho al voto, a la educación y a ingresar en el ejército. Kilkenny se convirtió en un avispero de activismo revolucionario y surgió un movimiento llamado Whiteboy que escenificó protestas y levantamientos durante ese siglo por todo el condado. Este movimiento supuso la primera piedra para la formación de los Irlandeses Unidos, organización liderada por Wolfe Tone, quien se comprometió a “romper cualquier conexión con Inglaterra, fuente de todos nuestros males”. La revuelta que provocaron en 1798 fue sofocada y Kilkenny hubo de soportar la ley marcial.

El siglo XIX. En 1801 se aprobó la controvertida Acta de la Unión, que unificaba políticamente Inglaterra, Irlanda, Escocia y Gales por primera vez. También reforzaba el status de los propietarios protestantes y la imposición de impuestos desorbitados y pesados diezmos a las tierras propiedad de católicos, lo que provocó una extremada pobreza en el condado.  Durante este siglo, los desahucios fueron muy frecuentes y, a menudo, sin ningún tipo de compasión o piedad. La aparición de Daniel O’Connell supuso una voz para los oprimidos, y se generalizaron por todo el condado las protestas contra los diezmos y manifestaciones multitudinarias. Como demanda a la indignación de los granjeros irlandeses, se creó en Callan la primera Sociedad de Protección del Arrendatario. Su objetivo era conseguir unas rentas fijas para los granjeros.

Hacia la independencia. El Levantamiento de Pascua que tuvo lugar en Dublín en 1916, abrió el camino al controvertido Tratado Anglo-Irlandés de 1922. La mayor parte de Irlanda consiguió una independencia con ciertas limitaciones, creándose el Estado Libre Irlandés, pero la isla se fraccionó: seis condados del noreste continuaron formando parte del Reino Unido. Por primera vez,  los nacionalistas irlandeses se encontraban divididos y se desató la guerra civil de 1922. El castillo de Kilkenny fue asaltado por las fuerza que se oponían al tratado, pero se rindieron pacíficamente dos días después.

Kilkenny, como el resto del país, sufrió los efectos de una economía deprimida y mucha emigración como consecuencia de la formación de la República de Irlanda en 1949. Con la creación de los Talleres de Diseño de Kilkenny a finales de los años 60, la ciudad consiguió convertirse en la capital de la industría artesanal. En 1967, el Sexto Conde de Ormonde donó el Castillo de Kilkenny y parte de sus terrenos a los habitantes de Kilkenny, un hito que reconocía el legado feudal de la ciudad y su papel en el nacimiento de la independencia irlandesa.

Kilkenny hoy. Kilkenny se ha convertido en una próspera ciudad, con una joven población de 19.000 personas, de los cuales casi la mitad no superan los 25 años. La principal actividad de la ciudad es la elaboración de cerveza, aunque siguen presentes las tradiciones artesanales. En 2009 Kilkenny celebrará su 400º aniversario como ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s